Conecta con nosotros

Mundo

Presiones sobre Huawei no sirven para mejorar la seguridad cibernética

Publicada

el

Especialistas de universidades prestigiosas, como la Massachusetts Institute of Technology (MIT) advierten que las presiones que se ejercen sobre Huawei, con el pretexto de que la compañía china representaría un riesgo para la seguridad de las redes occidentales, podrían resultar contraproducentes e impedir que se identifiquen las verdaderas amenazas a este sector.

En realidad, esta campaña podría afectar a las empresas y a los consumidores, creando una sensación de seguridad ficticia, que en última instancia solo aumentaría los riesgos, señala Nicholas Negroponte, uno de los fundadores del MIT Media Lab.

El experto explica que la verdadera amenaza es que las acusaciones sin fundamento contra Huawei, basadas en una supuesta “emergencia nacional”, impidan que los Estados Unidos tengan una aproximación más racional sobre la necesidad de administrar adecuadamente los riesgos cibernéticos.

“Este error puede impedir que los Estados Unidos logre el progreso tecnológico que hubiera logrado si hubiera elegido mirar más de cerca los hechos, lo cual es particularmente cierto en el caso del MIT, que dejó de investigar con Huawei, el socio más avanzado que tuvimos en el campo de las telecomunicaciones”, lamenta Negroponte.

Según el investigador del MIT, las prohibiciones impuestas a Huawei tienen que ver poco que ver con tecnología y nada con la administración efectiva de los riesgos. “Huawei tiene más de 30 años de un impecable récord en mayoría de seguridad y una cartera de medio millar de clientes entre las principales empresas de telecomunicaciones del mundo y ninguna de ellas ha experimentado brechas de seguridad atribuibles a los equipos de la empresa”, añade.

La prohibición tendría otras consecuencias, explica Negroponte, porque limita una fuente de innovación en el mercado estadounidense de tecnología, afecta a los consumidores con mayores precios por la falta de competencia y arriesga la economía de operadores pequeños que adquirieron sus equipos de Huawei y que deberán reemplazarlos.

Negroponte, quien fundó y dirigió durante 20 años el Media Lab del MIT, sugiere que, para fortalecer su posición como líder global en el campo tecnológico, Estados Unidos debería establecer alianzas con los laboratorios de investigación de las grandes compañías, antes que prohibirlas.

De esa manera, concluye, podría establecerse un estándar objetivo para decidir si se puede confiar en la tecnología de una empresa, en lugar de aplicar prohibiciones basadas en el origen o nacionalidad de la misma.

Seguir leyendo

Tendencias