Conecta con nosotros

Deporte

Soria dice que su empleado lo robó por eso lo pegó un puñetazo 

Publicada

el

El director técnico de la selección boliviana de fútbol cuenta su versión sobre la agresión en plena vía pública, que fue filmada y publicada en las redes por un testigo, a su empleado.

Uno de los hechos que ha estado en ‘boca de todos’ este miércoles es el incidente queinvolucra al director técnico de la Selección boliviana de fútbol Marcelo Soria con su ahora ex trabajador, Manuel Talamani. “¡Bochornoso!”, “¡lamentable!”, “poco profesional”, “impensable en una figurara como Soria”, son solo algunos de los cientos de comentarios (y de los menos subidos de tono) que vertieron en las redes sociales los usuarios, luego de que se difundiera un video en el que se lo ve al entrenador agrediendo físicamente a un hombre.

Soria ha salido a hacer frente a las críticas y para ello ha mostrado, en una foto, cómo le quedó su ojo derecho después de que, según su versión, Talamani le diera un puñetazo. Dice que el video que circula en las redes no muestra el hecho completo y que al publicarse solo una parte descontextualiza la situación y que es preciso conocer qué pasó antes de esa filmación.

Para dejar en claro que no es ‘el malo de la película’ Soria comienza ubicando geográficamente el lugar dónde tuvo lugar el incidente: en su casa en Tiquipaya, Cochabamba. “La persona con la tengo el incidente es Manuel Talamani, uno de mis trabajadores, quien esta mañana reaccionó contra mi persona de forma agresiva y ofensiva cuando le llamé la atención por estar lavando la camioneta con las ventanas abiertas“, escribe, según un documento al que tuvo acceso ATB Cochabamba y que compartió con EL DEBER.

Al mojarse el interior del vehículo, continúa relatando Soria, llamó la atención al trabajador y lo que recibió fue amenazas. En ese punto la situación ya se puso tensa y el entrenador del seleccionado nacionalprocedió a despedir a Talamani e instarlo a abandonar su casa. “Cuando me di la vuelta para ingresar a mi domicilio, en presencia de mi esposa, el sujeto me dio un puñetazo en el ojo derecho, lesión que puede ser constatada”, dice.

“Luego de su agresión por la espalda salió corriendo llevándose las llaves de mi vivienda. Es por esa situación que salí detrás del sujeto y lo alcancé en ese mercadito de la zona y en ese momento se produjo el incidente”, agrega. El resto es de conocimiento público porque una persona que vio el hecho lo grabó con su teléfono celular y lo publicó en las redes sociales.

Soria dice que no hubo agresión deliberada de su parte por lo que ya ha sentado una  denuncia en la Policía. También ha sacado un certificado del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) que le da cinco días de impedimento. A su vez, Talamani se encuentra detenido en celdas policiales, pero su versión es completamente distinta.

En una entrevista con Unitel sostiene que efectivamente estaba lavando el vehículo del DT de la Selección con las ventanas abiertas y que cuando este le recriminó por ello, él le respondió: “Yo no sé puej don Mauricio, yo no paro con su camioneta”, a lo que su interlocutor empezó a agredirlo verbalmente y a referirse a su persona con términos peyorativos, todo esto antes de despedirlo, y cuando el joven estaba abandonando el lugar, lo alcanzó y lo pateó.

“Me dio una patada. Y no puej, yo no me iba a quedar de brazos cruzados y le respondí. Nos dimos“, detalla Talamani desde una celda policial. Incluso, asevera que Soria pidió a su esposa que le llevara un arma de fuego para “matar a ese h$%&”·$”.

La agresión pública de Soria a su ex trabajador, que es lo que se ha viralizado en las redes, lo tiene en la cuerda floja al DT. El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, según conoció DIEZ, dijo que la institución del fútbol tomará una determinación al respecto pues cree que el técnico de la selección debe tener una conducta ejemplar.

Los antecedentes de una conducta violenta de Soria son ya conocidos, por ejemplo, en 2017 agredió a una persona de la tercera edad luego de que le silbara desde las gradas del campo de fútbol cochabambino cuando se desarrollaba un amistoso entre Wilstermann, equipo que dirigía en aquel entonces, con una selección sub-17.

Tendencias