Bolivianos en Argentina

20 detenidos por realizar abortos en consultorios truchos de Liniers

Publicada

el

Policías federales detuvieron a 20 sospechosos por realizar abortos clandestinos en consultorios truchos  de Liniers y además los cobraban hasta 9.000 pesos. Las víctimas en su mayoría eran menores de edad y de nacionalidad boliviana. 

ESPACIO PUBLICITARIO

Ofrecían los servicios repartiendo volantes en el barrio de Liniers. Cobraban entre $ 2800 y $ 9000 para hacer los abortos. A las volanteras les pagaban $ 300 pesos diarios. Suma que podía incrementarse por cada mujer que captaban y llevaban para que se realizara un aborto. El viernes, la policía apresó a veinte integrantes de una banda que se dedicaba a prácticas abortivas en Liniers, Ciudadela, Merlo, Caseros y Lomas del Mirador.

Fueron más de seis meses de investigación en los que los detectives de la División Delitos contra la Salud de la Policía Federal Argentina realizaron una serie de seguimientos, filmaciones de las sospechosas y cruces telefónicos que permitieron identificar, entre otros imputados al supuesto jefe de la organización que se dedicaba a realizar abortos: John Essex Pérez Álvarez, de nacionalidad boliviana.

Durante la investigación, los detectives establecieron que la banda utilizaba una droga conocida como cytotec, la cual está prohibida en el territorio argentino, según consta en una disposición de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat). Los detectives establecieron que ese medicamento era comprado en Bolivia y traído de forma ilegal a nuestro país.

También se estableció que cuando los integrantes de la banda se quedaban sin esa droga abortiva, recurrían a tres farmacias que vendían el medicamento de forma ilegal. Fuentes judiciales indicaron que, luego de que se le dicte el procesamiento a los 20 integrantes de la organización delictiva, detenidos en las últimas horas, comenzarán a investigar a esas tres farmacias que vendían la droga abortiva sin ninguna clase de control y a pesar que la comercialización está prohibida.

 

Cómo captaban a las víctimas

Según fuentes policiales, la investigación que terminó con los 20 integrantes de la banda detenidos comenzó a mediados de diciembre pasado, cuando una mujer policía, de civil, recorría la zona de Liniers a raíz del control preventivo y dinámico impuesto por el Ministerio de Seguridad para combatir una serie de delitos.

Durante la recorrida, la mujer policía fue abordada por una mujer que le entregó un volante en el que se detallaban una serie de sugerencias en caso de «retaso menstrual y orientación sobre el embarazo».

Al pie del volante no figuraba ninguna dirección. Aunque, se había dejado constancia de un número de celular. Al que la mujer podía llamar y realizar las consultas que requiriera necesarias.

En caso que la víctima estuviera en una situación desesperante, la misma volantera, se encargaba de llevarla al consultorio más cercano que había instalado la organización delictiva y que funcionaba en General Paz al 10.900.

A partir de ese teléfono, los investigadores obtuvieron el listado de llamadas entrantes y salientes que derivaron en otros números de celulares y domicilios en los que funcionaban al menos otras tres clínicas abortivas.

En una de esas clínicas clandestinas, situada en Lutcher y Amoretti, en Ciudadela, los policías federales encontraron, en una camilla, a una chica, de 18 años y de nacionalidad boliviana a quien le habían suministrado las pastillas abortivas y ya había comenzado las contracciones.

Desesperado, los policías llamaron a una ambulancia y trasladaron a la chica a un hospital donde le interrumpieron el aborto.

EL ALLANAMIENTO

En el operativos se secuestraron 42 teléfonos celulares, jeringas, ampollas y pastillas de los medicamentos prohibidos, guantes de látex, ecografías, matrículas, bandas elásticas para la extracción de sangre, algodón, apósitos, alcohol en gel, computadoras, folletos promocionando la interrupción del embarazo, credenciales de enfermería y sellos al parecer apócrifos

CAUSA

Intervino en el caso el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción número 49, a cargo de María Dolores Fontbona de Pombo, Secretaría npumero 169, de Federico Laderach  Fuente, Fuente Minsterio de Seguridad de la Nación, NA y La Nación

Tendencias

Salir de la versión móvil