Sociedad

Abogado quitó la vivienda a su propia madre de 83 años y la echó a la calle

Publicada

el

La historia de Adela Sánchez Choque conmovió a la Unidad del Adulto Mayor de la Alcaldía del El Alto. La señora de 83 años fue despojada de su casa y abandonada por su propio hijo: el abogado René Alejo Sánchez, según denunció la trabajadora social del municipio, Braulia López.

“¿Mi casa? Él se lo ha agarrado y me ha botado”, dijo doña Adela sobre su único hijo.

Tras ser echada por el abogado, la anciana pasó a cuidado de su nieta Rosario, pero la situación empeoró, porque Adela recibió maltrato psicológico. Su nieta le decía, “vieja, “aburrida”, “me tienes harta”, según López.

La trabajadora social indicó que a mediados de agosto la nieta “de manera agresiva” abandonó a su abuela en oficinas ediles.

“Conmigo tenía rabia y me ha botado a la media calle, hace unos dos meses igual me ha abandonado”, recordó doña Adela sobre Rosario.

Ahora, la anciana vive en un refugio para víctimas de maltrato de la Alcaldía alteña. López alertó que la anciana está entrando en una etapa de depresión porque no hay quien se haga cargo de ella.

La funcionaria indicó que se comunicó por teléfono con el abogado hijo de la víctima para instarlo a que se ocupe de la anciana, pero él se niega a acudir bajo el argumento de que no tiene tiempo y está enfermo, aunque es sabido que trabaja en el edificio Alborada de La Paz.

“Soy abogado. Hagan lo que me digan, yo tengo mucho poder”. Así respondió el hijo de la anciana a los llamados de la Alcaldía, contó López.

El municipio está buscando a otros familiares de doña Adela para que se hagan cargo de ella. La trabajadora social dijo que ya se halló a algunos allegados, pero éstos se niegan a atender a la anciana por miedo al abogado, quien tendría “poder” en instancias gubernamentales.

En una inspección a la casa de doña Adela se descubrió que su hijo la había dado en anticrético.

La Alcaldía coordinará con la Policía acciones legales para que la anciana recupere su hogar y sea puesta bajo cuidado de sus familiares. No obstante, la víctima de maltrato ya no quiere volver con su hijo y su nieta. Fuente Erbol

Tendencias

Salir de la versión móvil