Conecta con nosotros

Fútbol Boliviano

Boca gana a River en el Monumental 

El Boca Juniors de Battaglia, gana en el Monumental ante el River Plate de Gallardo. Patea el tablero,

Publicada

el

Boca gana el clásico
Gol de Sebastián Villa
Buenos Aires 20 de marzo de 2022

Con Rossi como gran figura, el Xeneize logró un triunfazo. Un error de River fue bien aprovechado por Villa para el único gol del Súper.

Boca: un golpe Monumental a River con la camiseta amarillaRIVER BOCA foto MARCELO CARROLL

Es campeón, Boca. Esto es un título. Un título, sí. Porque hay que ver a los jugadores ahí, en el centro del campo, festejándolo como un título. Y hasta más que un título. Porque esto es Boca y esto es más -y mejor- que la Copa Argentina. Porque acá, viendo esto, hay 72 mil personas vestidas de rojo y blanco que no pueden creerlo. Boca, el Boca de Battaglia, gana en el Monumental ante el River de Gallardo. Patea el tablero, Boca, pateando ¿una? ¿dos? ¿tres veces al arco? ¿eso importa? Lo que importa es que el triunfo es enorme. Tan enorme como la bronca de los hinchas de River que fueron a una fiesta y terminaron viendo -sufriendo- este triunfo -título- histórico. No habrá estrella bordada al escudo de Boca, es cierto, pero habrá huella. Una huella enorme deja este partido. En Boca, claro, y en River. En Battaglia y, por qué no, en Gallardo. Un River de Gallardo nervioso, por momentos desconocido, perdido, ante un equipo que salió a no perder y terminó llevándose este triunfo e-nor-me.

Que el equipo de Gallardo entre en su juego, se impaciente. Y River se apura mientras Boca duerme el ritmo. Rossi hace historia y hace tiempo. Rojo se demora. Pero, tambien, Rojo saca todo, y Juan Ramírez la pone bajo la suela y Pol Fernández juega y hace jugar y Vázquez exije siempre y Villa las corre todas, todas, y hace un gol que se recordará por mucho tiempo.

Viejos tiempos

Este fue, por momentos, un clásico de los 90. River yendo, errando, intentando, sufriendo, haciendo figura al Mono (perdón, a Rossi) y Boca aguantando, por momentos tocando, por momentos rezando, por momentos encomenándose al chamán y hasta por momentos, también, para ganarlo el 2-0.

Rossi Cada vez más grande, cada vez más dentro del corazón y de la historia del club. Si Boca festejó el año pasado en Copa Argentina fue gracias a él, qué duda hay, y si Boca festeja hoy, ahora, en este Monumental que enmudece, es también gracias a él: las de Julián, la de Juanfer, la de Palavecino, todo sacó.

Tan cierto es que River no mereció perder, como que si River buscaba el partido del click este fue el del pif. Se lo vio sin la voracidad que ante Gimnasia (Boca no es Gimnasia), pero, lo peor, sin juego fluido (con jugadores muy lejos de su nivel). Y lo peor, 0-1, River entró en un mar enorme de dudas. Más nervioso, más ansioso, con poca claridad.

Tendencias