Conecta con nosotros

Turismo

Bolivia compite con gastronomía ancestral y sabores criollos para ser mejor destino culinario de Sudamérica

Publicada

el

Entre las 15 nominaciones para obtener un galardón en la World Travel Awards (WTA) Bolivia postula para ser el Mejor Destino Culinario de Sudamérica, la búsqueda de este título se sustenta en su variada, exquisita, tradicional y originaria gastronomía; que además el Ministerio de Culturas y Turismo la promociona, como Turismo Gastronómico, en todo el país con la elección de los Platos Bandera.

“Bolivia no tiene un solo Plato Bandera, la diversidad de regiones y culturas nos muestra una variedad exquisita en la elaboración de la gastronomía. Conocer y degustar la cocina de estas regiones es una experiencia cultural para cualquier turista, nacional o extranjero”, explicó la Ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca.

Los platos son variados entre ellos se pueden encontrar al Charquekan, Chicharrón de Llama, el Intendente, Tostada, Fiambre, Saice, Fricasé, Chairo,  Lagua de Choclo, Kaswira, Queso Humacha, Sopa de Lacayote, Wallaqi, P´isqi, Ispi, Arvejada, Aji de Pata, Majao, Desmenuzado, Locro Carretero, Majadito de Charque, keperí al Horno, Mondongo, Sillpancho, Wajta Kanka, Kanka Uchú, Aycha Kanca, Q´alapurka, K´arapecho, Ranga Ranga, Ají de Achacana, Pmapaku, Jaka Lawa, entre muchos otros.

La jefa de la unidad de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Culturas y Turismo, Carmen Beatriz Loza, explicó que los platos tradicionales y originarios transcienden en el tiempo porque es la familia la que entrega esos saberes de una generación a otra.

“Así como existe una diversidad de pisos ecológicos, la tierra ofrece una variedad de productos que fueron ofrecidos por la Pachamama a los ancestros y estos los presentaron en su gastronomía, la presentación fue variada en cada región y en algunos casos se fueron fusionando con formas de preparación traídas en la época de la colonia”, explicó.

Bolivia se destaca porque en sus comidas se utilizan variedad de sabores e ingredientes que provienen de las diversas regiones del país, a la vez en los últimos años ha ido posicionándose por su gastronomía gourmet, gracias a la utilización de ingredientes nativos, revalorizando los alimentos propios de nuestra tierra y fruto del trabajo de nuestros hermanos bolivianos.

Entre productos originarios y los incursionados por otras culturas se basan muchos de los platos que se elaboran el amaranto, quinua, yuca, racacha, walusa, cañahua,  trigo, arroz, maíz, cacao, café, manzana, plátano, mandarina, piña, durazno, uva, cebolla, tomate, frijol y papa, además de una variedad de carnes de distintos tipos de ganados y cría de aves y pescados.

“Para nuestros pueblos la gastronomía no es solo una oferta económica, tiene esas raíces ancestrales afirmada cada vez más como un patrimonio fundamental para el desarrollo turístico”, sostuvo Loza.

 

Todos estos recursos gastronómicos, que ahora se hacen visibles con la elección de los Platos Bandera, mantienen las características necesarias para poder identificarse como patrimonios turísticos y culturales. Qué se come en cada lugar está relacionado con el entorno ecológico y los procesos de producción, distribución y consumo; pero también con factores políticos, sociales y culturales.

Bolivia posee tres títulos máximos del año 2017 y 2018: Mejor Destino Cultural Líder de América del Sur, premio otorgado en México el 9 de septiembre de 2017; Mejor Destino Cultural Líder del mundo, premio otorgado en Vietnam el 10 de diciembre de 2017 y Mejor Destino Verde de Sudamérica 2018, premio otorgado en Ecuador el 15 de septiembre de 2018.

La Gala de Premiación se llevará a cabo el sábado 13 de julio y para esa fecha, quienes visiten el país podrán degustar esa variedad gastronómica que ofrece Bolivia y sus regiones.

Facebook

Tendencias