Conecta con nosotros

Opinión

Bolivia constructora de una nueva forma de hacer políticas y modelos económicos ante la crisis internacional

Es importante destacar el superávit comercial que Bolivia experimentó en el mes de abril, con 71 millones de dólares a favor. Las exportaciones alcanzaron los 988 millones de dólares, mientras que las importaciones se situaron en 917 millones de dólares. La manufactura fue responsable del 54% de las exportaciones, lo que demuestra un crecimiento significativo en comparación con el mes de marzo, con un aumento del 5%. Estas cifras reflejan las políticas del estado boliviano orientadas a agregar valor a la materia prima.

Publicada

el

Crecimiento económico
Foto-Economía boliviana

Martin Moreyra

La Paz, 13 de junio 2023

En mayo de 2023, el Índice de Precios al Consumo (IPC) en Bolivia registró un aumento, con una tasa de variación anual del 2,9%. Aunque este aumento representa un incremento de dos décimas en comparación con el mes anterior, la inflación acumulada en lo que va del año 2023 es del 0,6%. Este dato es bastante bajo en comparación con otros países de la región.

Por otro lado, se observó un descenso en los precios del sector de transporte, con una variación interanual del -0,6% y una tasa del 1,1%. Estos datos muestran un panorama mixto en los diferentes sectores de la economía boliviana.

Además, Bolivia ha experimentado un crecimiento económico notable en los últimos años, ubicándose como la tercera economía con mayor crecimiento en la región según los datos proporcionados por el Banco Mundial. Con un crecimiento del 2,5%, Bolivia ha superado a economías como Perú, Brasil, Uruguay y Chile. Este crecimiento es un reflejo de los procesos de industrialización que está experimentando el país.

Es importante destacar el superávit comercial que Bolivia experimentó en el mes de abril, con 71 millones de dólares a favor. Las exportaciones alcanzaron los 988 millones de dólares, mientras que las importaciones se situaron en 917 millones de dólares. La manufactura fue responsable del 54% de las exportaciones, lo que demuestra un crecimiento significativo en comparación con el mes de marzo, con un aumento del 5%. Estas cifras reflejan las políticas del estado boliviano orientadas a agregar valor a la materia prima.

En términos de exportaciones, Bolivia se destaca por minerales, gas y urea. Sin embargo, es importante resaltar el papel crucial de la agropecuaria como un eslabón importante para mejorar los ciclos y los cambios en las matrices productivas del país. La agropecuaria juega un papel fundamental en el crecimiento económico y en la generación de divisas para Bolivia.

Otro aspecto a destacar son las exportaciones de energía eléctrica, que hasta el momento han alcanzado los 5 millones de dólares. Este sector se ha convertido en un enclave vital para generar recursos con valor agregado y contribuir al desarrollo económico del país.

La solidez del sistema financiero boliviano es una muestra clara de la estabilidad económica que prevalece en Bolivia. Al mes de marzo, los ahorros en las entidades financieras alcanzaron la impresionante cifra de $us31.792 millones, y los créditos continúan creciendo de manera dinámica, con una variación positiva del 8% en comparación con marzo de 2022.

Este panorama económico descrito anteriormente no se puede comprender en su totalidad sin mencionar ciertos personajes que, lamentablemente, optan por hablar verdades a medias y buscar polemizar en base a mentiras. En lugar de ser constructores y proporcionar análisis que ayuden a mejorar la realidad económica del país, se dedican a generar confusión y desinformación.

Es importante destacar que Bolivia enfrenta un contexto internacional marcado por una crisis financiera, inflaciones que superan el 5% y problemas en las cadenas de suministro. Además, existe una guerra en el norte de Europa que aún no muestra señales de solución, lo que ha llevado a un aumento del 80% en los precios de los alimentos en la región.

A pesar de estos desafíos, Bolivia ha logrado mantener una estabilidad económica notable. Se observa un mercado interno satisfecho, donde los productos de primera necesidad se mantienen con un índice de precios al consumidor (IPC) del 0,6%, una cifra muy baja en comparación con nuestros pares en la región. Además, el Estado está comprometido en cuidar el poder adquisitivo de la población, tomando medidas como aumentos salariales que se ajustan a la inflación del año pasado.

Esto nos brinda la mejor radiografía de la economía del país, que se fortalece gracias a políticas económicas basadas en la empatía y que tienen como eje principal al pueblo como actor clave en el desarrollo económico. Las políticas implementadas se enfocan en proteger los intereses de la población y promover su bienestar económico.

Es crucial entender que no se puede juzgar la situación económica de un país únicamente en función de problemas internacionales y factores externos que están fuera de su control. Bolivia ha demostrado su capacidad para mantenerse en un camino de crecimiento y estabilidad, a pesar de los desafíos que enfrenta.

Es responsabilidad de todos los actores involucrados, incluyendo a los líderes políticos, empresarios y ciudadanos, trabajar juntos para seguir fortaleciendo la economía boliviana. Es necesario promover un discurso constructivo, basado en análisis rigurosos y acciones concretas que impulsen el crecimiento sostenible y mejoren la calidad de vida de la población.

Tendencias