Conecta con nosotros

Economia

Bolivia encarará el 2022 con estrategia de cambio de matriz energética amigable con el medio ambiente

«La nueva visión estratégica que tiene nuestro país de configurar una matriz energética sostenible con una visualización de contar con un parque de generación de electricidad con fuentes de energía renovables, de manera que el año 2025 podamos tener una matriz sostenible con menos emisiones de 02 ambientalmente y más amigable, pero pensando de que el gas que se produce a valor agregado o a la exportación».

Publicada

el

Energía_eólicca
Foto-Archivo infodiez

La Paz, 10 de enero 2022

El Ministerio de Hidrocarburos y Energía trabaja en la reactivación energética con “importantes proyectos” de acuerdo al rol estratégico que representa el sector energético en la economía boliviana, así lo aseguró el domingo el titular de esa cartera de Estado, Franklin Molina.

“(Esto), tanto en la generación de ingresos como garantizar el abastecimiento de electricidad y combustibles al mercado interno y a nuestra población dentro de la nueva visión estratégica que asumió el país”, dijo la autoridad.

La autoridad afirmó que esta estrategia se apoya en el cambio de matriz energética, la cual será más amigable con el medio ambiente, abastecerá la demanda interna e incluso, en algún momento, se podrá comercializar en otros países.

«La nueva visión estratégica que tiene nuestro país de configurar una matriz energética sostenible con una visualización de contar con un parque de generación de electricidad con fuentes de energía renovables, de manera que el año 2025 podamos tener una matriz sostenible con menos emisiones de 02 ambientalmente y más amigable, pero pensando de que el gas que se produce a valor agregado o a la exportación», explicó.

Por otra parte, sostuvo que la inversión ejecutada en el sector energético (generación, transmisión, distribución y electrificación) durante la gestión 2021 asciende a Bs 3.300 millones, montos que reflejan la ejecución y reactivación de distintos proyectos en materia eólica, solar e hidroeléctricas.

Recordó que, en 2019, durante el Gobierno de facto, la economía del país quedó en una situación de fragilidad debido a decisiones y medidas que fueron “mal tomadas”, además de problemas de abastecimiento de combustible, con proyectos de electrificación parados en la expansión de la cobertura de servicios eléctricos, sobre todo en comunidades rurales.

Indicó que, por ese entonces, la empresa de Servicios y Construcciones arrojó una pérdida de 38 millones de bolivianos con resultado negativos en utilidades y aseveró que ahora los resultados son diferentes.

«Este 2021 cerramos una utilidad positiva de 28 millones de bolivianos (…) con una reestructuración y estados financieros, añadió Molina.

Publicidad

Tendencias