Conecta con nosotros

Sociedad

Bolivia pone manos a la obra para reformar su justicia podrida

Publicada

el

Bolivia buscará entre viernes y sábado reformar su deslucido sistema judicial, presa hace décadas de una currupción metastásica, en una denominada ‘Cumbre de Justicia Plural para Vivir Bien’ que se verificará en la ciudad de Sucre, 890 km al sudoeste de La Paz, capital constitucional del país andino amazónico y sede histórica del Poder Judicial.


La Cumbre para la reforma de la justicia boliviana buscará realizar una cirugía a corazón abierto a un sistema hundido en el mayor de los descréditos, en base de una articulación social representativa de la institucionalidad boliviana.

Nada más que como muestra de la descomposición de la justicia local, le precede la desarticulación de un consorcio de vocales, abogados y fiscales, al amparo de policías corruptos, que escribían las sentencias y fallos anteladamente a los procesos a cambio de miles de dólares.

La ministra de Justicia, Virginia Velasco, dijo que ese diálogo abierto forma parte de la revolución democrática que promueve el gobierno de Evo Morales, que se juega en la ciudad de Sucre el segundo gran intento para copar la degradación abismal de la justicia, para los bolivianos la institución más corrupta junto a la Policía.

En 2011 Morales jugó un as para la recomposición de la justicia, desde 1825 en que se fundó el país adversa a los carenciados y favorable a los poderosos, con la designación en las urnas de los magistrados. Esta reforma terminó de dar por traste debido a que la corrupción no disminuyó una décima, pese a que el últimos lustro ha visto tras de rejas a abogados, fiscales, vocales, policías y operadores de justicia.

«Es el momento de la unidad, de construir juntos y de aportar con un grano de arena a la justicia en Bolivia», dijo la ministra Velasco, una mujer de vestimentas indígenas que ha llegado al extremo de hacerse pasar como litigante en los estrados para palpar en piel la corrupción que campea en la justicia del país.

En momentos en que la carga procesal orilla los 100.000 casos, según estimación oficiosa y que la justicia boliviana no ha podido sacudirse de su principal enfermedad, la lentitud, la Cumbre Nacional de Justicia analizará y someterá a debate una serie de propuestas elaboradas en sesiones preparatorias celebradas en los 9 departamentos del país con la participación de la sociedad civil, entidades académicas y expertos nacionales e internacionales, entre otros.

Los temas a tratarse entre el viernes y sábado en Sucre están referidos con la modalidad de elección de las altas autoridades del órgano Judicial, el acceso, la retardación o lentitud, corrupción e impunidad en la justicia, régimen disciplinario y formación para los funcionarios y abogados, derechos humanos, pluralidad y desburocratización.

Se prevé que el debate crucial y extenso sea para definir una eventual reforma parcial de la Constitución para abolir la elección por voto popular de los magistrados, como quedó establecido desde el 2011 en el país en un intento por despolitizar la Justicia.

«Si la mayoría de la población pide la modificación de que ya no va el voto popular, nosotros respetaremos», remarcó la Ministro de Justicia.

En Sucre hay absoluta tranquilidad, informó el jueves el viceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes.

La Policía movilizó a grupos especiales y de élite para garantizar la seguridad de cerca de mil delegados de instituciones y organizaciones sociales que se congregarán en el Centro Internacional de Convenciones.

El vicepresidente Álvaro García Linera inaugurará ese evento, cuya organización cuestionó la oposición política del país argumentando que las presiones del Gobierno no permiten garantizar la independencia de la Justicia.

«Está claro que la justicia no es justa, la justicia no es oportuna, la justicia desgraciadamente es un ámbito en el que le va bien al que tiene plata, el que no la tiene está en problemas», dijo el presidente del Senado, Alberto Gonzales.

El legislador agregó que el oficialismo no entrará en el juego de la oposición, sino que se enfocará en el problema principal, en «revolucionar la justicia boliviana». abi

Tendencias