El futuro ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, anunció el domingo que el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, no fue invitado a la investidura del presidente electo Jair Bolsonaro el 1 de enero en Brasilia “por respeto al pueblo” de la nación caribeña.

“Por respeto al pueblo venezolano, no invitamos a Nicolás Maduro para la investidura del PR (presidente electo) Bolsonaro. No hay lugar para Maduro en una celebración de la democracia y del triunfo de la voluntad popular brasileña”, dijo Araújo en las redes sociales.

El próximo jefe de la diplomacia brasileña instó además a que “todos los países del mundo” dejen de apoyar a Maduro y se unan “para liberar a Venezuela”, sin ofrecer mayores detalles.

El comentario de Araújo se produce días después de que Maduro implicase a Bolsonaro en un supuesto plan orquestado por Estados Unidos con objeto asesinarlo y poner fin a la revolución bolivariana, a raíz de una reunión del gobernante electo con el asesor de Seguridad Nacional estadunidense, John Bolton.

En ese encuentro, que se produjo a finales de noviembre en Río de Janeiro, Bolsonaro, líder de la emergente extrema derecha en Brasil, y Bolton debatieron, entre otros asuntos, “medidas” para hacer frente a la crisis en Venezuela, aunque no se especificaron cuáles.

Tenemos que buscar soluciones para Venezuela. Hay que tomar medidas”, señaló entonces Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército y anticomunista declarado.

El mandatario electo remarcó que harán lo posible para resolver la crisis en el vecino país por “las vías legales y pacíficas”, pues sienten “el reflejo de la dictadura instalada en Venezuela”.