Conecta con nosotros

Sociedad

Cementerio del Covid-19 en Trinidad Bolivia

Publicada

el

Vista frontal del Cementerio COVID-19, ubicado a 10 minutos de la ciudad de Trinidad, Beni. CRÉDITO: PERSPECTIVA PUBLICIDAD Y DRONES
Trinidad 22 de mayo de 2020

 

Según los trinitarios, los datos oficiales no reflejan  lo que está viviendo esa ciudad beniana. El cementerio COVID-19 tiene más de una centena de cruces.

Pocos se sabe de lo que realmente están viviendo, en este momento, los
más de 130 mil trinitarios en el Beni.

El virus SARS-CoV-2  se pasea campante por las calles de Trinidad infectando a quien puede, sin hacer ningún tipo de distinción.

El último reporte del Servicio Departamental de Salud (SEDES) —con
datos basados en el resultado de las pruebas de diagnóstico del PCR—
muestra que hay 902 pacientes confirmados de COVID-19 y 57 decesos por esta enfermedad.

Pero, como dice Luis J.: “Esos datos no llegan ni a la sombra de lo que realmente está sucediendo”.

Hay muchas personas, incluso familias, que tienen los síntomas de este mal, pero no acuden a los centros de salud, al hospital Germán Busch ni al centro Centinela, porque saben que el sistema de salud está colapsado y diezmado.

No hay personal de salud suficiente para atender la cantidad de casos diarios, debido a que, hasta ayer, hay 99 médicos del sistema público y de la seguridad social con COVID-19,  y el 25% de las enfermeras y personal de apoyo en la misma situación.

4
El trabajo de todos ellos quedó en manos de los pocos médicos y enfermeras  que quedan sanos, quienes tienen que realizar dobles turnos para intentar cubrir la ausencia de sus colegas.

“Nadie quiere salir de sus casas para ir a los hospitales, tienen miedo a morir solos y lejos de sus familias, por eso, prefieren
intentar curarse en sus casas haciendo cualquier tratamiento que les digan y con productos naturales”, explica Luis J., quien tiene a su madre, dos hermanos y cinco sobrinos enfermos y aislados en sus domicilios, hace más de una semana.

Otro vecino que vive por el distrito 4 de Trinidad, relata con tono de angustia y lágrimas en los ojos, durante una videollamada, “estamos cayendo enfermos como moscas en nuestras casas y la gente está comenzando a morir en las calles”.

Casi al mismo tiempo, como para convencerme que lo que dice no es una
exageración, me comparte por WhatsApp una fotografía y un video donde se observa a dos personas que yacen inertes, uno a 15 metros de un
centro de salud y el otro en el patio de una casa particular en la zona de Nueva Trinidad. “Hoy murieron dos más en la calle y otro en una casa”, añade.

Lo cierto es que, hay mucha gente que, teniendo los síntomas, no está acudiendo a los centros de salud, lo que incide en los datos oficiales que muestra cada noche el SEDES deTrinidad.

Asimismo, las fotos del cementerio COVID-19 que se encuentra a unos 10
minutos de la ciudad trinitaria, muestran la existencia de más de una centena de cruces, casi el doble de la cantidad de decesos contabilizados en el reporte.

Tal es la desesperación en la que se encuentran la mayoría de los
trinitarios que hace uso de todos los recursos disponibles a su alcance para intentar prevenir y, en varios otros casos, atacar los síntomas del nuevo coronavirus.

Vapor de eucalipto y manzanilla, mates de limón con tres aspirinas y té de jengibre no faltan en sus casas.

“Tenemos que subir las defensas
con todo lo que se pueda”, dice Rudy J., quien  es el único de su familia que sale a la calle a comprar alimentos y medicamentos.

En cuanto a los tratamientos médicos, los que prefiren quedarse en sus casas se están automedicando, tomando los esquemas que “dicen” que son más efectivos y que sus  familiares les llevan con la esperanza de que sanen pronto.

Los fármacos azitromicina, aspirina, paracetamol, indometacina, cotrimoxazol, dexametasona e ivermectina, por mencionar algunos, son
productos de lujo, no hay en la mayoría de las farmacias.

“Los que no tienen no pueden comprar los remedios y los que tienen no pueden adquirirlos porque no hay”, dice Luis J.

ACCIONES. El director del SEDES, Jorge Gomez, después de ratificar que
el sistema de salud en Trinidad está colpasado, anunció que la próxima
semana llegarán 24 médicos especialistas  de otros departamentos para realizar su Año de Servicio Social Obligatorio (ASSO), por el lapso de
10 días, hasta que parte de los médicos enfermos se recupere.

Por otro lado, el alcalde de Trinidad, Mario Suárez, promulgó hace dos
días la Ley de Declaratoria de Desastre Municipal, debido a la propagación del coronavirus en Trinidad. Con esa medida se autorizala gestión de recursos necesarios para atender la pandemia.

902 Casos positivos
Beni es uno de los departamentos más afectados por la COVID-19 en Bolivia, en el último reporte los casos alcanzan los 902 y 57 fallecidos.

Del total, hay 99 médicos de varias  especialidades contagiados, el 25% de las enfermeras y el personal administrativo y de limpieza está en las mismas condiciones. Hasta ayer, cuatro médicos fallecieron por el nuevo coronavirus.

Fuente: Opinión Bolivia

Publicidad

Facebook

Tendencias