Conecta con nosotros

Economia

Crece el contrabando de cerveza y productos argentinos en Yacuiba

Contrabando en Yacuiba Bolivia
Yacuiba Tarija 28 de marzo de 2021 10:40
Los pasos clandestinos para el contrabando aumentaron de 30 a 100 en un año

Si entre noviembre de 2014 y enero de 2015 el sector cervecero perdió 58 millones de dólares a causa del contrabando, entre 2016 y 2019 éste aumentó un 39 por ciento, pues, la cerveza significa un 50 por ciento del contrabando que se encuentra en el mercado nacional

Internación de mercadería de contrabando por el paso el Chorro

Bajo un implacable sol que desploma sus rayos sobre la frontera de Yacuiba, niños, mujeres y hombres, sin importar la edad, empujan carretillas repletas de mercadería de Argentina a Bolivia por pasos ilegales, aquellos que no solo buscan esquivar los escasos controles del lado boliviano, sino también la pobreza y el hambre: justificativos usados por los bagayeros para seguir en ese histórico ilícito. Pero que al país le significa una pérdida de 118 millones de dólares anuales como resultado de la evasión de impuestos, por el contrabando que se interna por distintos puntos. Esto de acuerdo a un reciente estudio de la empresa Euromonitor Internacional.

Uno de los pasos fronterizos ilegales

El paso más cercano al centro de la ciudad chaqueña es conocido como el Chorro, que queda a unas dos cuadras del estadio de fútbol de Yacuiba. Un pequeño parque de niños con columpios y balancines herrumbrados y destrozados, es la antesala del lado boliviano antes de seguir el polvoriento camino que atraviesa una quebrada llena de arbustos y sin agua, por donde las carretillas van vacías hacia lado argentino y vuelven repletas de mercadería de contrabando, esa actividad que desangra la economía de la industria nacional bajo la mirada pasiva de las autoridades nacionales y locales.

Cruzar de un lado al otro no significa emplear ni diez minutos. Del medio de los arbustos de aquel sinuoso camino apareció David, un lugareño de test morena, pantalón corto, zapatillas desvencijadas, gorra y una polera percudida, quien en voz baja ofreció el servicio de transporte de mercadería argentina, como lo hacen sus demás compañeros.

Ya en el lado argentino, una especie de sindicato de mototaxis, conducidas principalmente por adolescentes en edad escolar, esperan encolumnados para transportar a los comerciantes hacia los principales negocios en Salvador Mazza, lugar donde contratan un vehículo de cuatro ruedas para volver cargados de mercadería hacia el paso del Chorro, donde hay lotes cerrados con alambres de púa y viviendas precarias, pero que en su interior tienen camionetas Ford y autos Peugeot.

Los del dinero son los comerciantes, los bagayeros como don David ofrecen acopiar la mercadería en su propiedad para luego hacer el trabajo hormiga de acarreo hacia Yacuiba. Su temor no es tanto los policías del lado boliviano, porque a ellos se les paga un determinado monto económico por cada paquete que se quiera internar, su miedo lo constituyen los gendarmes de Argentina, quienes directamente les quitan el producto.

Al otro lado, a unos 300 metros del Puente Internacional, donde termina la calle Santa Cruz, hay una estación policial, ahí un uniformado del verde olivo, apoyado sobre la puerta de ingreso a su oficina, observaba tranquilamente cómo la gente internaba mercadería de contrabando, mientras uno de los bagayeros gritó, “está prohibido sacar fotos”, tras percatarse de la presencia de la prensa.

En otro punto, por la zona conocida como Villalba, los que se dedican a esa actividad ilícita contrataron una máquina retroexcavadora para poner en mejores condiciones el camino ilegal que une a Bolivia con Argentina, mientras una patrulla policial giraba por la esquina de enfrente.

El alcalde de Yacuiba, Ramiro Vallejos, asegura que en reiteradas ocasiones su institución intervino para evitar que se abran caminos clandestinos, pero sostiene que no pueden estar las 24 horas del día pendientes de esas actividades ilegales y se descargó contra la Aduana Nacional y el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando, quienes tienen tuición directa sobre ello, pero no hacen nada.

El representante de la asociación de Bagayeros de Yacuiba, Juan Carlos Llanque, dice que, al haberse cerrado la frontera legal, por la pandemia de la Covid-19, los pasos clandestinos aumentaron de 30 a 100. Su sector, que tienen más de 700 afiliados, pide abrir el tránsito por el Puente Internacional, porque de lo contrario, el riesgo es que, al cruzar por los puntos no autorizados, la Gendarmería de Argentina los deporte y como sanción les restrinjan el ingreso a ese territorio por cinco años.

La devaluación de la moneda argentina hace atractiva la internación de todo tipo de productos, pero pone en desventaja a las industrias nacionales. Lo más codiciado es la cerveza, por donde se quiera caminar se tiene a la vista la Quilmes, Schneider, Miller, Stella Artois, Corona, Miller, Brahama, entre otras. En un mercado secundario de la ciudad de Yacuiba, conocida como la feria mañanera, cada lata de cerveza cuesta en promedio unos tres bolivianos, varía muy poco de acuerdo a la marca, y en el interior del país llega a costar entre cinco y siete bolivianos, un precio por debajo del producto nacional.

Afiliados

Son más de 700 personas las que conforman la asociación de bagayeros de Yacuiba, quienes piden habilitar el puente internacional

Feria Mañanera en Yacuiba

En ese mismo lugar es donde también llegan camionetas de todo tamaño para llenar sus vehículos e internar los productos a otros sitios. Otros, directamente embalan la mercadería en bolsas individuales o maletas de viaje selladas con cinta scotch, para luego enviarlas como encomiendas o como parte del equipaje en los servicios de transporte hacia el interior del país, como una especie de microtráfico.

A unos 15 kilómetros de la ciudad está Campo Pajoso, donde está ubicado un retén con presencia policial y un imponente edificio de la Aduana Nacional, donde los controles son solo por algunas horas, según reconocen fuentes policiales. En la zona los kioscos de ese lugar también tienen a la vista productos argentinos para la venta.

La importación legal de cerveza mostró un decrecimiento de 17 toneladas anuales y un promedio de 11,6 en los últimos cinco años, según el Instituto Boliviano del Comercio (IBC). Pero un estudio realizado por Euromonitor Internacional revela un crecimiento del contrabando, si entre noviembre de 2014 y enero de 2015 el sector cervecero perdió 58 millones de dólares a causa del contrabando, entre 2016 y 2019 el contrabando aumentó un 39 por ciento, pues la cerveza hoy significa un 50 por ciento del contrabando que se encuentra en el mercado nacional, con procedencia de Brasil y Argentina.

Los resultados de esa firma internacional también pueden sustentarse con los datos del “Informe de Comercio Exterior: Cerveza Malta” para la provincia de Salta- Argentina, donde colocan a Bolivia como uno de los mercados importantes para el destino de esa bebida alcohólica, toda vez que entre 2014 y 2017 se triplicó el despacho de ese producto hacia el Estado Plurinacional.

Paradójicamente, el “bienestar” generado por la millonaria industria hidrocarburífera de Bolivia no se siente a un par de kilómetros del lugar de explotación. En el área circundante a Yacuiba, la principal fuente de trabajo es el comercio fronterizo, legal e ilegal. Ésta es una de las fronteras más permeables donde el contrabando está casi institucionalizado y por donde se escurre la economía de Bolivia. El que Yacuiba es el paraíso de los contrabandistas es un secreto a voces.

La frontera permeable para el contrabando

Campo Pajoso

Puesto de Control Campo Pajoso-Yacuiba

Los controles en Campo Pajoso en Yacuiba, donde está ubicada la oficina regional de la Aduana Nacional, son esporádicos y solo por algunas horas. A partir de ese punto se bifurcan dos caminos al interior del país, uno hacia Santa Cruz y otro hacia Tarija. Un par de kioscos, que están a cinco metros de esa institución, también venden productos de contrabando.

Mínima Cuantía 

Feria Mañanera en Yacuiba

Los gremiales tienen hasta 3.500 dólares para internar mercadería como mínima cuantía por cada vez que crucen la frontera de Argentina a Bolivia, pero en la reglamentación de esta modalidad no especifica cuántas veces puede una persona pasar productos bajo esa modalidad y cada cuánto tiempo.

Multiplicación de pasos

Puente Internacional en Yacuiba cerrado

El representante de la asociación de Bagayeros de Yacuiba, Juan Carlos Llanque, dice que, al haberse cerrado la frontera legal, por la pandemia de la Covid-19, los pasos clandestinos aumentaron de 30 a 100. Su sector, que tiene más de 700 afiliados, pide abrir el tránsito por el puente internacional.

Fuente: Diario el País

 

Tendencias