Conecta con nosotros

Política

Creer o no creer en las encuestas electorales en Bolivia

Encuestas electorales

Lunes, 1 de marzo de 2021

Los estudios de opinión, que realizan más de una decena de empresas, a nivel nacional, se rigen por un reglamento para su elaboración y difusión del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Las empresas encuestadoras están en la mira por su falta de acierto al momento de comparar los resultados oficiales de las elecciones con sus estudios de opinión.

En estos dos últimos procesos electorales en el país, las críticas fueron mayores y llegaron hasta las instancias legales, pedidos de una auditoría, una investigación y una ley de regulación, estas últimas en la Asamblea Legislativa Plurinacional, aunque luego el Movimiento Al Socialismo (MAS) descartó asumir la medida. Los asambleístas opositores vieron en esto, una posición totalmente fuera del marco legal, una violación y usurpación» de competencias.

Desde el Tribunal Supremo Electoral (TSE) avalan el trabajo de las encuestadoras y afirman que pasan por una revisión técnica y metodológica, enmarcada en el reglamento para la elaboración y difusión de encuestas en materia electoral.

Pese a esto, el margen de error que se puede evidenciar, después de una revisión de archivos y páginas oficiales del Órgano Electoral de los últimos cinco procesos electorales, la diferencia oscila entre 7 y 20 puntos, más de lo previsto por las mismas empresas.

Los datos que maneja el partido en función de Gobierno, muestran que en los comicios generales de 2005 hubo 18 puntos de diferencia; se pronosticó que el MAS obtendría el 36%, pero llegó a 54.

En 2009 fueron 19. Le daban 45% y alcanzó el 64% mientras que en 2014 la diferencia llegó a 23, es decir que se proyectaba 38% y ganó con 61%.

Finalmente, en 2020 fueron 25 puntos entre el ganador y el segundo. Al partido oficialista le daban el 30% y al final alcanzó el 55.10%.

ÚLTIMA ELECCIÓN En las Elecciones Generales del 18 de octubre de 2020, Luis Arce, del MAS, alcanzó el 55.11% de los votos válidos frente a Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana que obtuvo 28.83%.

La encuesta de Tu Voto Cuenta se aproximó más al resultado final. Le daba a Arce el 53% de la preferencia de la población.

Fueron siete empresas las que realizaron las proyecciones y la mayoría alejaba la posibilidad de un balotaje con más de 14 puntos de diferencia. Ciesmori dijo que el MAS obtendría 32.4% mientras CC tendría 24.5%. Mercado y Muestras fue más cauta y en una ocasión marcó un empate entre los dos primeros lugares y en las otras dos la diferencia fue de entre 3 y 4 puntos.

Tomando en cuenta todos estos datos, el resultado oficial marca una diferencia muy amplia entre el primer y segundo candidato. Llega a 26 puntos cuando las encuestas daban un máximo de 14. El margen de error llegó a 12 puntos.

ANULADAS En las Elecciones Generales del 20 de octubre de 2019, que luego fueron anuladas, el resultado final fue de 47.1% para el MAS de Evo Morales frente al 36.5% de CC de Carlos Mesa. La diferencia alcanzó 10.6% por lo que se declaró ganador al expresidente y se descartó el balotaje por la mínima diferencia.

Sin embargo, en una de las últimas encuestas se proyectaba una diferencia de más de 17 puntos entre el primero y segundo, es decir 39.1% frente a 22%. Celag se alejó y dio 18.3 puntos (43.4 y 25.1). Las más cautas fueron Captura Consulting y Tal Cual que rondaban por los 10 puntos.

Los datos muestran que 10 de 15 encuestas nacionales ratificaron los 10 puntos de diferencia y descartaron el balotaje. IPSOS mostraba 18 puntos entre el MAS y CC mientras VíaCiencia daba 22 puntos.

En este caso, los resultados de los estudios de opinión fueron los más próximos, por lo menos en la mayoría de las empresas autorizadas para la difusión de los datos.

CON DORIA MEDINA Las Elecciones Generales de este año terminaron con el triunfo del MAS con el 61.01% de los votos, seguido por UD con 24.52% y le sigue PDC con 9.06%. Los otros dos candidatos obtuvieron menos del 3% de los sufragios y perdieron su personería jurídica, según el reporte del TSE. La diferencia entre el primero y segundo era de más de 36 puntos.

Una encuesta publicada por Página Siete, en febrero de 2014 muestra a Morales con el 45.7% mientras que Doria Medina llegaba al 13.4%. La diferencia daba más de 32 puntos.

Entre tanto, la última encuesta de Ipsos, ponía en primer lugar al MAS con 59% y UN con 13% mientras Jorge Quiroga estaba más abajo con 8%. Fueron 46 puntos entre los dos primeros lugares y considerando únicamente los votos válidos el instrumento político llegaba al 70% de preferencia electoral por lo que la diferencia era mayor.

Entre el resultado oficial y las proyecciones de las empresas encuestadoras, la diferencia era de casi 10 puntos.

SEGUNDO MANDATO En las Elecciones Generales de 2009, Morales hizo uso de su segundo mandato, que en 2013 fue considerado como primero bajo la justificación de que anteriormente fue presidente de “otro” Estado y fue habilitado para otra nueva postulación.

Este año fue histórico porque por primera vez se estipulaba también la opción de la segunda vuelta electoral en caso de que ninguno de los candidatos obtuviera mayoría absoluta en primera vuelta.

Las encuestas de opinión mostraban que Morales obtendría un triunfo aplastante, contando entonces su gestión con más de un 55% de aprobación, estando 18 puntos porcentuales por encima de Manfred Reyes Villa, el principal candidato opositor, se puede leer en una publicación de entonces.

El MAS ganó con 64.22% mientras el exprefecto de Cochabamba y actual candidato a la alcaldía se quedó con 26.46% que en ese entonces postulaba por Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional.

Elecciones subnacionales en la mira

A una semana de la Elección de Autoridades Departamentales Regionales y Municipales 2021, previsto para el 7 de marzo, solo dos de las 24 empresas encuestadoras que están registradas en el TSE hicieron conocer las proyecciones de intención de voto. 13 corresponden al nivel nacional y 11 en los departamentos de Chuquisaca, Cochabamba, Potosí, Tarija y Santa Cruz.

El MAS, en esta elección, se abocó a atacar las encuestas argumentando en el proceso electoral de 2020 “se encargaron” de señalar que era inevitable una segunda vuelta entre Arce y Mesa.

Los resultados actuales muestran que el partido en función de Gobierno pierde en las ciudades capitales además de El Alto. En las Gobernaciones, gana en Cochabamba y La Paz, pero se proyecta un balotaje.

Otra de las observaciones está referida a la marcada diferencia entre los tres primeros candidatos que se encuentran con la preferencia electoral y los que están más atrás mostrando que no tengan “ninguna posibilidad”.

El gerente de Investigación y Estudios de Opinión de Ciesmori, Hugo Gálvez, explicó en el sitio web de la empresa que las encuestas son solo una herramienta para ayudar a realizar ajustes entre lo que la población espera y lo que los candidatos ofrecen.

“A partir de una encuesta no es posible predecir los resultados de una elección. Las encuestas preelectorales son estudios de tipo transeccional, vale decir que se obtiene información en un determinado intervalo de tiempo y, normalmente varios días antes de las elecciones, donde hay todavía un considerable número de personas que no tienen definido su voto y otro tanto que no se niega a responder (voto secreto)”.

También señala que las encuestas electorales no son y no deberían ser presentadas a la población como si fuera una “carrera de caballos” donde lo único que se aprecia es quién gana y por cuánta distancia. //Opinión

Tendencias