Conecta con nosotros

Política

Defensoría del pueblo pide la no injerencia del Secretario General de la OEA

(Infodiez-26/08/20)

La Defensoría del Pueblo solicitó a la Red de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos del Continente Americano (RINDHCA) a pronunciarse de manera urgente frente a la afectación de la independencia y autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por parte del Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

“Se ha remitido una nota formal al Secretario General de la RINDHCA, José Apolonio Tobar Serrano, en la que expresamos nuestra preocupación por la situación que atraviesa la CIDH, órgano que este 25 de agosto denunció injerencia del Secretario General de la OEA en la elección del cargo de Secretario Ejecutivo, al no permitir la renovación del mismo, decisión que ya se había aprobado en enero de este año”, manifestó la Defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

En la nota remitida en la víspera, se cuestiona que Almagro pretende desconocer la independencia y autonomía de la CIDH, aspecto que preocupa a la Defensoría del Pueblo porque “bajo ningún parámetro resulta admisible la intervención, injerencia, imposición o amedrentamiento de cualquier Comisionado o del Secretario Ejecutivo del citado Órgano”.

Según indicó Cruz, este tipo de conflicto que enfrenta la CIDH debe representar para los Estados miembros  de la OEA un grave peligro respecto a los lineamientos y estándares de protección de derechos humanos, y que la denuncia efectuada por la CIDH no solo se traduce en una afrenta a los Comisionados y al Secretario Ejecutivo, Paulo Abrao, que genera la susceptibilidad de que en realidad exista un interés marcado por parte de Almagro para interferir el trabajo de un Órgano independiente y autónomo de protección de derechos humanos.

“La Defensoría del Pueblo de Bolivia considera que cualquier acto de intervención o injerencia en la designación de cargos por parte de agentes externos a la CIDH, como llega a ser el Secretario General de la OEA, debe ser repudiado por todos los protectores de derechos humanos, pues, si existiera silencio con lo que acontece actualmente, tácitamente se aceptaría que en futuras actuaciones de la OEA se asuman posturas obscuras en contra de los miembros de la CIDH sin contar con un proceso garantista, contrariando los preceptos de la propia Convención”, señala una parte de la nota remitida a la RINDHCA.

Tendencias