Conecta con nosotros

Bolivianos en Argentina

Estiman que más de 200 bolivianos fallecieron en Sao Paulo por Covid-19

Bolivianos en Brasil

Brasil, 2 de mayo 2021

En Sao Paulo, Brasil, viven unos 350 mil bolivianos, muchos trabajan en los 20.000 talleres de costura y otros son comerciantes informales, que por la pandemia tuvieron que desafiar al virus para sobrevivir, pero no todos ganaron esa batalla. Según la presidenta de la Asociación de Residentes de Bolivia (ADRB), Rosana Camacho, al menos unos 400 compatriotas fallecieron a causa de la Covid desde 2020.

En Brasil, donde esta semana se superaron los 400 mil muertos a causa del virus, la suerte de los bolivianos no fue ajena al drama que vive el gigante de Sudamérica, porque además muchos de ellos no tienen documentos y viven en favelas. “Infelizmente no tenemos datos oficiales, pero unos 400 bolivianos han muerto desde que apareció la Covid y yo creo que puede ser incluso un poco más, porque no todos llegaron a un hospital”, explica Camacho desde Sao Paulo. La dirigente que nació en Brasil, pero tiene padres bolivianos, dirige la ADRB que trabaja por los compatriotas desde 1969.

Citando a Luiz Felipe Aires Magalhães, coordinador adjunto del Observatorio de Migraciones en Sao Paulo, Camacho afirma que los “inmigrantes que son invisibles en la vida también son invisibles en la muerte. Están siendo invisibles en la muerte porque no tenemos un sistema organizado de registros”.

Roque Renato Pattussi, coordinador del Centro de Apoyo Pastoral para Migrantes en Sao Paulo, ratifica que Brasil no tiene cifras de inmigrantes muertos por la pandemia.

“Mucha gente se curó, pero también mucha gente murió, no tenemos datos, habíamos pedido a la Prefectura de Sao Paulo que clasificara infectados y óbitos por nacionalidad, pero la Secretaría de Salud no aceptó nuestro pedido”, añade. En ese estado brasileño viven unos 22 millones de habitantes.

Otro problema, según Pattusi, es que algunos bolivianos no creían en la letalidad del virus “muchas veces salían a la calle sin máscara (barbijos), ni alcohol en gel, aglomerándose y vendiendo, por eso muchos se han infectado”.

Pattusi estima que entre unos 150 a 200 bolivianos fallecieron “por las publicaciones que salieron, prácticamente cada día se hablaba de que alguien perdió un familiar. Por eso entre unos 100, 150 o 200 bolivianos (fallecieron) solo en Sao Paulo por la pandemia”.

La Feria de la Madrugada

Camacho refiere que en la primera ola de la pandemia “han muerto muchos bolivianos, hablamos de 10 y 15 por día, y muchos eran anónimos, mucha gente emprendedora ha fallecido”.

Ante la pandemia y las medidas restrictivas que el Gobierno brasileño adoptó para frenar los contagios, los comercios cerraron y entre ellos la Feria de la Madrugada, la más grande de Sao Paulo, donde miles de bolivianos salen a vender desde las 2:00 hasta las 6:00, “no siempre cumpliendo los protocolos de bioseguridad”, ratifica la presidenta de la ADRB. Página Siete llamó al Consulado de Bolivia en Sao Paulo para tener datos oficiales, desde allí dijeron que no tenían autorización para hablar.

El sociólogo y fotógrafo paceño Eduardo Schwartzberg, que reside en Sao Paulo y que publica el periódico Puerta del Sol, de la comunidad boliviana, confirma que no existe un dato oficial.

“Es muy difícil saber cuántos murieron, porque muchos son invisibles (no tienen documentos), pero muchos líderes de los residentes han muerto, porque se cerraron las ferias y los talleres, y algunos salieron a vender máscaras (barbijos) y se expusieron”, precisa Schwartzberg.

Carmelo Laura, presidente de la Feria Kantuta, que se abre los domingos y que agrupa a unos 120 vendedores, en Sao Paulo, confirma que “mucha gente boliviana murió, otros incluso estuvieron intubados varios meses”.

En ese panorama, la idiosincrasia del boliviano también juega en contra. Hace un mes se realizó una fiesta de residentes en una discoteca sin respetar los protocolos de seguridad. Las fiestas folklóricas bolivianas por la Virgen de Copacabana, Urkupiña y 6 de Agosto congregan a más de 20.000 personas.

En Sao Paulo, la mayor comunidad de inmigrantes es la boliviana, que desde los talleres de costura llevaron a la región ser el polo industrial textil de ese país, según Pattusi.

Y si bien tras la pandemia muchos bolivianos también se beneficiaron del Auxilio de Emergencia, una especie de bono mensual que pagó el Gobierno brasileño y que en principio era 600 reales, unos 800 bolivianos y que ahora bajó a 150 reales (unos 250 bolivianos), muchos compatriotas nacidos en El Alto, La Paz, Oruro y otras regiones juegan cada día a la ruleta rusa vendiendo en las calles desafiando al virus y rogando no contagiarse. // Pagina Siete.

Tendencias