Conecta con nosotros

Economia

Evo asegura que hizo de Bolivia un país próspero que estaba en la miseria

(Infodiez-23/01/20)

El expresidente boliviano Evo Morales aseveró este miércoles, en un informe de su gestión como mandatario, que cuando llegó al poder, en enero de 2006, la mayoría del país vivía en la «miseria», y su Gobierno, que recordó sufrió un «golpe de Estado» en noviembre pasado, consiguió que fuera «próspero, con estabilidad y crecimiento».

«Hermanas y hermanos de Bolivia. Los jóvenes quizás no tengan memoria de cómo era Bolivia durante el neoliberalismo. Nuestro país era el más pobre y el más desigual de América del Sur», expresa el político indígena en un vídeo lanzado en su cuenta oficial de Twitter por el Día del Estado Plurinacional.

Esta jornada logra un especial simbolismo por la cercanía de las elecciones del 3 de mayo próximo, para las que Morales, cuyo tercer mandato habría culminado hoy si no hubiera renunciado el pasado 10 de noviembre, presionado por las Fuerzas Armadas, no se presentará.

«Cumplimos la agenda de nuestras luchas, nacionalizamos los hidrocarburos y nuestras empresas estratégicas. Refundamos el país a través de la Asamblea Constituyente y redistribuimos la riqueza. Estos logros los hicimos juntos. Antes de enero del 2006 Bolivia era una república en la que poca gente lo tenía todo y la mayoría vivía en la miseria», sentenció.

«Hoy tenemos un país con más empleo y con más comida en nuestras mesas. Hace 14 años recibimos un país ahogado de una profunda crisis económica. Éramos un país que pedía limosna para pagar los sueldos de sus maestros y nos convertimos en el país que más crece en el continente desde hace varios años», agregó.

Las mejoras en infraestructura, educación y salud, el descenso de la pobreza y el hambre, el aumento de la clase media y el hecho de que Bolivia fuera declarada por la Unesco como territorio libre de analfabetismo también integraron su largo mensaje.

Agradeció a la gente que le apoyó en las urnas en las elecciones y recalcó que el 20 de octubre de 2019, cuando optaba a un cuarto mandato consecutivo, ganó «limpiamente» las elecciones y agregó que «ningún informe serio se atreve a plantear» que se le quitara votos a alguien.

Las acusaciones de fraude por parte de la oposición y un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que también denunciaba «irregularidades» desembocaron en su renuncia, forzado también por el ejército.

«Cuando me vi forzado a renunciar, lo hice para garantizar la paz y evitar los ríos de sangre que parecieran avecinarse», reconoció, y denunció que «el odio y la ambición de esos pocos comandantes racistas» resultó en una represión que dejó «36 muertos» y más de 1.000 heridos de golpes y balas, «todos pobres e indígenas». /EFE

Tendencias