Conecta con nosotros

Política

Evo: ‘Bolivia vive hoy una calamidad sanitaria, política y económica’

Publicada

el

(Infodiez-6/08/20)

En este día en que recordamos 195 años de la independencia de Bolivia expresamos nuestro saludo fraterno a las bolivianas y bolivianos en todo el territorio nacional y a las comunidades de compatriotas en la Argentina y en otros países del mundo donde representan tan dignamente a nuestra amada Bolivia.

Podemos decirles, con la frente en alto, que el proyecto del pueblo que llevó a cabo la revolución política y cultural pacíficamente,   honró el legado de los guerrilleros que lucharon por nuestra independencia y soñaron con una patria soberana.

Después de haber compartido 13 años, la conmemoración del 6 de agosto, con todos ustedes, hoy me encuentro lejos de la Patria a causa del golpe de estado de noviembre de 2019, contra nuestro gobierno y el pueblo.

En esta fecha tan importante, no puedo dejar de rendir homenaje a nuestros líderes indígenas, a nuestros héroes, a nuestros libertadores que lucharon y forjaron la libertad, la independencia y la soberanía de nuestra querida Bolivia.

No descansamos ni un solo día en el camino que construimos en 14 años para lograr una Bolivia con estabilidad social, política, crecimiento económico, dignidad y soberanía, que fue interrumpida por un golpe de Estado que cobró la vida de 39 hermanos y hermanas, más de 800 heridos y detenidos y perseguidos hasta ahora.

Todo el mundo sabe lo que sucedió en noviembre de 2019, pero será la historia la que se encargue de poner las cosas en su lugar.

Será la historia la que demuestre quienes realmente fueron los que avasallaron las instituciones, quienes agitaron el odio con falsas acusaciones y quienes promovieron la violencia.

 

Por nuestra parte, no hay palabras que puedan expresar nuestra gratitud a la oportunidad que nos ha dado la historia para gobernar junto al pueblo y reafirmar el camino de la liberación y de la recuperación de nuestros recursos estratégicos mediante la nacionalización.

Se sabe -y es bueno recordarlo- que nuestro país fue motivo de admiración de líderes de todo el mundo, de líderes que se ubican en las diversas posiciones ideológicas.

Hemos recibido el reconocimiento de los organismos internacionales, incluyendo al Banco Mundial y al propio FMI, porque Bolivia demostró en los últimos 14 años que es posible emprender el camino del desarrollo nacional y la inclusión social.

Lo hemos hecho no siguiendo las políticas ortodoxas del neoliberalismo sino mediante un modelo propio, basado en la defensa del interés nacional, el mercado interno y la diversificación productiva, todo esto implementado con un criterio realista en un mundo complejo, en el que cada país tiene el desafío de construir su propio camino hacia el desarrollo.

En casi 14 años logramos pacíficamente una transformación extraordinaria que es analizada en distintos ámbitos internacionales y académicos como un caso de éxito que marca un antes y un después en la historia del país.

La economía boliviana fue la que más creció en toda la región y Bolivia fue el país que más logros tuvo por su capacidad de inclusión social, de reducción de la desigualdad, lograda a partir del crecimiento económico sostenido y una progresiva y justa distribución del ingreso, para ello el 2005 planteamos:

1.- En lo político la refundación de Bolivia mediante una Asamblea Constituyente.

2.- En lo económico la nacionalización de los recursos naturales y empresas estratégicas.

3.- Y en lo social la redistribución de la riqueza.

Con la refundación de Bolivia mediante la Asamblea Constituyente, nos liberamos del Estado colonial, para dignamente proclamar el Estado Plurinacional, que es reconocer a nuestra diversidad que es la riqueza de nuestra identidad y dignidad.

Gracias a la nacionalización, el 22 de enero del 2019 informamos a Bolivia el crecimiento de 42.000.000 de dólares del PIB; en 180 años es decir de 1825 al 2005 nos dejaron 9.500 millones de dólares del PIB.

Redujimos la extrema pobreza de 38,2% del 2005 al 15,2% en el 2018.

El 2005 teníamos 1.080 kilómetros de camino pavimentado al 22 de enero de 2019 dejamos con 5.300 kilómetros de camino pavimentado y en construcción 2.700 kilómetros de caminos.

El Pueblo sabe que hay miles y miles de obras que garantizamos con la inversión social atendiendo las demandas largamente esperadas; el gobierno de facto podrá eliminar nombres, tumbar bustos pero jamás borrará la memoria del Pueblo boliviano.

Hemos empezado con la industrialización algunas obras y proyectos terminados y otras paralizados. Una de las políticas para garantizar el crecimiento económico es la sustitución a la importación con la industrializacion de todos nuestros recursos naturales renovables, no renovables, metálicos y no metálicos.

Sin embargo, hemos visto cómo en ocho meses, el odio político, el racismo, el desmantelamiento de nuestras empresas estatales y la corrupción del gobierno de facto han llevado a nuestro país al estancamiento y al deterioro económico y social agravado por la pandemia del Coronavirus.

Bolivia vive hoy una calamidad sanitaria, política y económica pero estamos convencidos de que estos momentos tan dolorosos pasarán y saldremos adelante porque el único propósito, el  único sueño como proyecto político del pueblo es contribuir a que Bolivia pueda retornar a una democracia plena y auténtica, respetando sus valores, aceptando pacíficamente las diferencias, integrando a toda su ciudadanía en la tarea de seguir construyendo un gran país que supere todo resabio de intolerancia  y racismo.

Hay que evitar que Bolivia sufra una crisis más grave aún que la actual.  Hay que evitar que los logros obtenidos con tanto esfuerzo se terminen liquidando y que se pierdan definitivamente las conquistas logradas como consecuencia de la crisis política, sanitaria y el derrumbe de nuestra economía.

Por eso, al movimiento político más importante en la historia de Bolivia que representa al pueblo boliviano, no lo moviliza sentimientos de revancha ni mucho menos de venganza.

Nuestra responsabilidad nos obliga a estar por encima de toda reivindicación personal y sectorial porque lo que está en juego no es la suerte de nuestro partido y mucho menos la suerte de Evo Morales sino el destino del pueblo boliviano.

Esto quiere decir que debemos dedicar nuestras mejores energías para reconstruir el país y devolverle la esperanza.

Para eso convoco a la unidad de todos los habitantes de este a oeste de norte a sur, respetando nuestras diferencias ideológicas.

Vamos a salir adelante, hermanas y hermanos ya que tenemos valores y nuevas propuestas en el camino del desarrollo con líderes que han salido del pueblo, que conocen el país y que tienen la experiencia en gestión pública y gestión política para hacer frente a cualquier calamidad.

La debilidad, la inestabilidad de hoy debe ser una gran oportunidad.

Sabemos que la inmensa mayoría de los bolivianos comparten estos valores que hoy más que nunca es necesario proteger.  Lo importante es la Patria.

Hermanas y hermanos hoy me encuentro lejos de la Patria, pero más temprano que tarde, estaré de vuelta para que sigamos construyendo un país económicamente fuerte y socialmente digno en beneficio de los pobres, de los indígenas, los campesinos, las mujeres, las niñas y niños, los profesionales y empresarios patriotas.

En reconocimiento a nuestros líderes y nuestros próceres pedirles unidad y más unidad frente a las amenazas que intentan destruir a nuestro proceso revolucionario. Bolivia es mi vida, mi patria mi alma y el pueblo es mi familia, pronto estaremos nuevamente juntos, para seguir forjando un país de grandes logros y con futuro. Un saludo a la distancia

Tendencias