Conecta con nosotros

Sociedad

Evo consternado por la muerte de una madre y su bebé en Pando 

Una médica lleva a la bebé dada por muerta para que reciba atención médica.

 

 

El caso de la madre y su bebé recién nacido, que fallecieron ayer en Cobija, por supuesta negligencia médica en el hospital Roberto Galindo de esa ciudad, generó el repudio y consternación de todo el pueblo boliviano, entre ellos el presidente Evo Morales, que pidió investigar este hecho para establecer responsabilidades y sancionar a los responsables.

“Muy consternados tras enterarnos del fallecimiento de una joven mujer y su hijo recién nacido en #Cobija. Las circunstancias de esas muertes deben investigarse para establecer responsabilidades y sanciones ejemplarizadoras, de ser necesario. La vida es el bien más preciado”, publicó el Presidente, mediante su cuenta de Twitter: @evoespueblo.

En este marco, el Ministerio de Justicia intervendrá en este caso, según informó el titular del área, Héctor Arce Zaconeta, que anunció que una comisión dirigida por la viceministra de Igualdad de Oportunidades, Estefanía Morales se constituirá en Cobija para tomar las acciones legales necesarias para su esclarecimiento.

De acuerdo al testimonio de los familiares, la joven madre Diana Rocha (21 años), que ya cursaba el noveno mes de embarazo, llegó al hospital Roberto Galindo Terán de Cobija pasadas las 22.00 del martes pero no recibió atención médica inmediata, más bien la tuvieron esperando hasta cerca de las 4.30 de la madrugada, hora en que los familiares exigieron que sea atendida inmediatamente porque la mujer prácticamente estaba a los gritos por el dolor.

Según el reporte médico Diana fue sometida a una cesárea pero el bebé nació muerto. La madre fue llevada a sala de recuperación hacia las 6.30 de la mañana y allí le sobrevino un sangrado extremo que no pudo ser contenido por los médicos, por lo que fue declarada muerta hacia las 10.00 de la mañana.

Anoticiados de este lamentable suceso, dos fiscales del Ministerio Público arribaron al hospital para iniciar las investigaciones de oficio y médicos forenses se disponían a realizar la autopsia de Ley en horas de la tarde. En medio de esto, al parecer, el bebé habría dado señales de vida en la morgue, pero finalmente murió.

El hecho se produce en medio de las protestas impulsadas por médicos del país, que se resisten a la aplicación del Sistema Único de Salud (SUS).

Cabe recordar que hace un año los galenos protagonizaron protestas violentas, en rechazo a la aplicación de un nuevo código penal, que disponía sanciones para los casos de negligencia médica. Este no es el único caso bullado en el que se pierden vidas humanas o se afecta irreversiblemente a pacientes. Hace meses en Santa Cruz, un médico extrajo por error un riñón sano a un menor que padecía cáncer. El niño fue trasladado a Brasil para recibir atención médica.

Tendencias