Conecta con nosotros

Sociedad

Evo dice Chile impuso por las fuerzas de las armas el Tratado de 1904 

Publicada

el

 

El presidente del Estado, Evo Morales, afirmó ayer a través de su cuenta de Twitter que el Tratado de Paz y Amistad de 1904 fue impuesto por Chile con el uso de la “fuerza y las armas”. De esa forma, Bolivia cedió el Litoral usurpado en una guerra injusta.
Efectivos del Ejército chileno invaden el puerto de Antofagasta, el 14 de febrero de 1879.

El presidente del Estado, Evo Morales, afirmó ayer a través de su cuenta de Twitter que el Tratado de Paz y Amistad de 1904 fue impuesto por Chile con el uso de la “fuerza y las armas”. De esa forma, Bolivia cedió el Litoral usurpado en una guerra injusta.

“Como hoy (ayer), hace 114 años, Chile impuso por la fuerza de las armas el Tratado de 1904, después de invadir en 1879 el puerto boliviano de Antofagasta. La CIJ falló que ese tratado no resolvió la cuestión de nuestro acceso soberano al mar y que debe resolverse a través del diálogo”, escribió el Presidente en su cuenta de Twitter @evoespueblo.

En esa fecha se “estableció el dominio de Chile sobre los territorios ocupados a partir de la invasión y reconoció a favor de Bolivia el derecho del libre tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico, algunas compensaciones económicas y la construcción de un ferrocarril entre Arica y La Paz. Sin embargo, su cumplimiento es aún parcial, no resolvió las consecuencias del encierro ni puso punto final a las negociaciones entre Bolivia y Chile sobre un acceso soberano al mar”, refiere El libro del mar.

Al respecto, el presidente Morales, en una conferencia de prensa del pasado 2 de octubre, afirmó que el Tratado de 1904 “no ha resuelto el tema del mar”.

Por eso instruyó a la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) que “haga una profunda investigación de los daños económicos después de la invasión, es decir, desde 1879. Cuánto daño, primero bloqueándonos la exportación e importación (…) tantos paros en los puertos chilenos, cuánto daño”, declaró.

Dijo que dicho tratado fue impuesto, es injusto y sobre todo incumplido en estos tiempos. “Pero (hoy) no recordaremos el territorio arrebatado, sino cuánto es el saqueo y cuánta deuda tiene Chile con Bolivia; vamos a hacer una profunda investigación”, acotó el Jefe de Estado a su retorno de La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde se ventiló la demanda marítima que concluyó en que Chile no tiene la obligación de negociar una salida soberana al Pacífico, lo que no impide buscar otros mecanismos de diálogo para resolver el enclaustramiento.

El excanciller boliviano David Choquehuanca afirmó que, de acuerdo con estudios realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), entre 2010 y 2014 hubo 146 días de huelga en los puertos chilenos, lo que —según explicó— causó cuantiosas pérdidas para Bolivia, ya que por 48 horas de paro el comercio exterior pierde aproximadamente $us 500 mil.

ANÁLISIS

Al respecto, el analista de temas de política internacional Andrés Guzmán sostuvo que el Tratado de 1904 marcó un nuevo escenario en la relación de ambos países. “Es un tratado que en muchos casos en Bolivia no se lo quiso reconocer y no se exigió su cumplimiento, en vez de exigir que se cumpla y darle validez y vigencia”, precisó.

En tanto que Chile aprovechó ese desinterés de los bolivianos para incumplir las disposiciones de dicho documento. “(Los términos incumplidos) fueron de tal magnitud y tan evidentes que se suscribieron acuerdos complementarios que trataron de enmendar estas falencias, pero que otra vez no los plasmó”.

Guzmán dijo que el pacto entre ambos países delineaba una serie de compensaciones, más a favor de Bolivia que de Chile; entre ellas garantizar el libre tránsito o el mantenimiento y funcionamiento del ferrocarril Arica-La Paz. Éste es un tema central, ya que el incumplimiento de la resolución referida al libre tránsito para las exportaciones bolivianas es el aspecto que ahora más perjudica al comercio exterior.

El primer vicepresidente de la Cámara de Diputados, Lino Cárdenas, se sumó al criterio del presidente Evo Morales. Mencionó que dicho acuerdo bilateral se basó en la fuerza y añadió el hecho de que Chile tuvo en Bolivia aliados vinculados con la oligarquía, principalmente del sector minero.

“Empresarios mineros de la época, como los Arce, Campero o Argandoña, tenían interés de seguir haciendo sus actividades comerciales de exportación de sus productos mineros y la guerra era un inconveniente para sus negocios, por eso les importaba poco que Bolivia pierda su acceso soberano al Pacífico, igual ellos continuaban sacando mineral”, añadió.

Entonces, lo que en la actualidad se cuestiona es el incumplimiento al libre tránsito, inscrito en el artículo 6 del mencionado tratado. “Nos perjudica a cuanto producto tenemos que exportar o importar, lo que ocasiona cuantiosas pérdidas para nuestra economía”, sostuvo.

En tanto que el diputado del MAS-IPSP Víctor Borda afirmó que el Tratado de 1904 es el argumento jurídico por el que Bolivia perdió definitivamente su acceso al Pacífico y que muchos gobiernos del pasado no le dieron la importancia debida y actuaron en su condición de “prochilenos”.

“Quisieron conformarnos con una miserable indemnización por el territorio que nos arrebataron y creo que jamás en la historia del hombre se ha dado este tipo de tratados realmente adversos a un país”, expresó el legislador.

Cartas revelan que parlamentarios recibieron coimas

Una serie de cuatro cartas enviadas por el parlamentario Natalio Araujo el año 1905 revelan que el Tratado de 1904, el de los límites entre Bolivia y Chile, fue firmado gracias a los beneficios que algunos congresistas habrían recibido.

Las afirmaciones se publicaron en el portal digital e Urgentebo, en el cual se afirma que previo a la aprobación del documento se registraron incidentes en el Parlamento. Coimas, insultos y amagos de irse a los puños caracterizaron los debates previos a la aprobación y la firma del acuerdo de 1884 y del Tratado de Paz de 1904 entre Bolivia Chile, documentos que determinaron el enclaustramiento marítimo boliviano. Según cuatro cartas dirigidas a su partido el 7, 8, 9 y el 13 de febrero de 1905 (Partido Liberal Independiente), y enviadas por el diputado cochabambino (Sacaba) Natalio Araujo, “la mayoría ‘montista’ (aliados de Ismael Montes) decidió, después de recibir coimas, vender el Litoral a Chile”.

“El tratado es una ignominia, muchos de los firmantes han recibido plata sucia en esas reuniones privadas: este tratado que deberá ser lavado con sangre boliviana y peruana. Los  liberales del ‘montismo’, senadores y diputados, se alistan para salir  del país hacia Europa y con ellos las 200 carretas llenas de mineral seguirán saliendo, pero ahora con la venia de Chile”, remarca el trabajo elaborado por Araujo.

Tendencias