El exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, dijo en el programa La Pizarra de la Red Patria Nueva, que el continente vive la segunda oleada de un progresismo moderado aunque sin la presencia de liderazgos carismáticos; además sostuvo que Bolivia, tendrá como principal problema para este y los próximos años la economía y que la vacunación contra el COVID si se universaliza será un gran logro. 

 

Algunas frases del exmandatario:

Evidentemente, ha sido un año muy intenso, muy turbulento que de por medio está el golpe de Estado, esta pandemia, está volver a ganar las elecciones y claro eso ha obligado a cambiar la vida, desplazarnos territorialmente. El cerebro también ha tenido que ser cuenta de la novedad del tiempo, y sin duda como todo el mundo algo logramos comprender de la realidad y todo lo que está pasando.

Fue un año que para mí fue muy productivo, porque me permitió hacer muchas lecturas, preparar las clases para la maestría que di en la USAM de Argentina y en la UBA, me ayudó a sistematizar, no había tenido tanto tiempo desde el 2004, 2003, para poderlo dedicar al estudio, a la academia; casi como 17,18 horas al día. Eso fue muy bonito.

En lo personal, compartir más con Claudia, el compartir más también con Alba. He podido compartir.

Cuando estaba en la Vicepresidencia me esforzaba por darle tiempo a Alba, pero era muy recortado y ahora tenía todo el día, más la pandemia, estábamos los tres encerrados y pues a compartir y me encantó compartir con mi hija, porque además aparte de la relación amorosa, paterna, mi hija iba viendo cómo se desarrollaban ciertas categorías, el aprendizaje social. Como se construí el lenguaje, como se construían los elementos de morales del niño desde esa temprana edad, cómo va a absorbiendo sociedad y cómo ella va eligiendo de las cosas que uno le oferta de enseñanzas, ella a partir de su propio ser, de su individualidad que se está construyendo desde esa edad va seleccionando y dejando de lado otras cosas.

A nivel de la sociedad, ratificar algo que lo había aprendido en la cárcel y que luego se había desvanecido y ahora lo volví a reafirmar que es, una dosis de desconfianza hacia las personas es necesario siempre. Vi los días del golpe, el comportamiento de varias personas y no está demás tener una pequeña dosis saludable de desconfianza, que no es de descrédito, pero de dudas de ciertas cosas, ciertas palabras, ciertos actos que eran necesario; y, eso fue para mí la lección que la retomé.

Creo que lo que está pasando ahora en el continente, México, Argentina, Bolivia, Ecuador es una verificación palpable contra los que decían que aquí acabó el ciclo del progresismo. Son oleadas, van y vienen, y esta es la segunda oleada.
Estamos en un momento de oleadas, claro, una oleada es distinta a la otra. Creo que la segunda oleada, por lo que veo en Bolivia, pero también en Argentina, en Ecuador y en México, y en Brasil pronto, es de un progresismo moderado.

Si la primera oleada estuvo marcada en un progresismo más radical, más audaz y también con fuertes liderazgos carismáticos, el segundo progresismo va a estar marcado por un progresismo moderado y sin la presencia de liderazgos carismáticos. Esa es una cualidad que me parece importante para el continente.

Yo siento que lo económico es el principal problema de este año, del siguiente y del subsiguiente. La crisis económica no va a poder ser superada de manera rápida y va a requerir ajustes, creatividad, innovación, dependiendo de cómo se va mostrando el escenario. Por supuesto, el tema médico, siempre la gente y el votante espera del Ejecutivo algo, la vacuna ha sido una gran medida y ahí si eso se acelera, se universaliza, se amplía del 10, al 30, al 40, 50 por cierto de la población en los siguientes meses sería un gran logro, y creo que la gente está esperando también eso.

Fuente: La Pizarra Red Patria Nueva