Conecta con nosotros

Sociedad

La pelea de Romero-Guerrero revela tensión en el MAS

La pelea entre el Ministro de Gobierno y el Fiscal General puede ser el reflejo de las tensiones internas en el MAS, acentuadas por futuros cambios en el Órgano Judicial. En tanto, el comandante de la Policía, Rino Salazar, refutó declaraciones de Guerrero y le pidió “informarse” sobre el tema.

Los cuestionamientos mutuos entre el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el fiscal general, Ramiro Guerrero, al trabajo que realizan, surgieron en los últimos meses de 2016 y se reactivaron esta semana a causa del caso Illanes, el viceministro asesinado en el conflicto con los cooperativistas mineros.

Los analistas Ericka Brockmann, Fernando García Yapur y Marité Zegada advierten que problemas espinosos como el caso Illanes parecen hacer aflorar las contradicciones y diferentes corrientes al interior del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), y el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas añade que también son reflejo del cuoteo de poder dentro el oficialismo.

Brockmann señala que casos como el de Illanes hacen aflorar los criterios divergentes y que si hubiera independencia de poderes, la investigación “fluiría”.

Por su parte, Zegada percibe que las pugnas internas comenzaron a aflorar no sólo en el caso Illanes, sino en todas las acciones del Gobierno como la sustitución de ministros o las formas de habilitar al presidente Evo Morales para volver a postular en 2019.

Además, tanto Brockmann como García Yapur coinciden en que es un reflejo de la tensión interna en el MAS con vistas a las elecciones judiciales.

Al respecto, Cárdenas señala que la pelea Romero-Guerrero es una muestra de que el Estado ha sido “corporativizado” pues cada sector tiene sus cuotas de poder y que “la pelea se hace más feroz” por la cercanía de las elecciones judiciales, “porque de ese control (del poder judicial) depende la candidatura de Morales”.

Cárdenas cree que el Gobierno intentará hacer algo similar a lo que se hizo en Nicaragua: controlar el poder judicial para tener una interpretación judicial de la ley que favorezca a Morales habilitando su candidatura.

Guerrero hizo alusión el viernes a Romero y dijo que la seguridad ciudadana “está tan mal”. La Policía y dos viceministros rechazaron las declaraciones del Fiscal y aseguraron que, al contrario,  los hechos delictivos se han reducido.

El general Salazar aseveró ayer a Erbol que, con la ejecución del plan Tukuy Rikuy, la Policía puede “asegurar” que se ha mejorado la seguridad ciudadana y se bajaron los índices de delincuencia.

El Comandante también señaló que una de las causas de la inseguridad es que los antisociales “profesionales” logran su libertad. Anteriormente, la Policía mediante un comunicado denunció una “sospechosa negligencia” del Ministerio Público para la liberación de delincuentes.

AUDIENCIA PENDIENTE

Las hostilidades entre la Fiscalía y el Ministerio de Gobierno se reactivaron con la imputación al excomandante de Policía de La Paz, José Araníbar, por supuestamente no haber auxiliado al viceministro Rodolfo Illanes, asesinado en Panduro en el lío con mineros.

Araníbar espera audiencia de medidas cautelares en la que se determinará si irá a la cárcel de manera preventiva o no.

Tendencias