Conecta con nosotros

Fútbol Boliviano

Maradona defendió jugar en la altura y respaldó a Morales pese a caer goleado en La Paz

Publicada

el

Marradona en Bolivia

(Infodiez-25/11/20)

«No (la altura no influyó), los jugadores jugaron de acuerdo a lo que les permitió el rival y el rival hizo mejor las cosas y punto», señaló Diego Maradona ese 1 de abril de 2009, cuando Bolivia goleó por 6-1 a Argentina en La Paz, por las eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010. Maradona siempre estuvo de lado boliviano y de la defensa de jugar en la altura de cualquier país.

Eran épocas en que FIFA  tenía en la mira a ciudades de altura y no quería permitir su juego, pero Maradona criticó duramente a los jerarcas de la FIFA, rebelde como era y antagonista al poder, pidió se juegue donde se nace y convoco a esa actitud a las estrellas del fútbol, diferente al brasileño Pelé, que tuvo un criterio contrario.

Un año antes, el 17 de marzo de 2008, Maradona llegó a La Paz a convocatoria de Evo Morales, para y se unió en la lucha para revertir la sanción que Bolivia había impuesto. “Blatter no sabe lo que es jugar al fútbol. Es rídiculo. Está jugando con la alegría y la pasión de la gente”, dijo en su momento Maradona en el centro del estadio Hernando Siles.

“Yo creo que si Ronaldinho, Zamora y otros conocen la verdad, no tendrían problemas en jugar acá (La Paz) o cualquier otra ciudad de altura”, aseguró Diego en su momento.

Ese 2009, pese a la humillante derrota de Argentina, Messi y compañía en La Paz se mantuvo firme en su defensa de jugar en la altura.

«Cada gol de Bolivia era un puñal en el corazón. Yo sufrí con ellos. Cada gol de Bolivia, era un puñal en el corazón», dijo Maradona al final del partido.

Su otra faceta. Maradona fue más amigo de los gobiernos populares en la región, como el mismo Evo Morales, a quien calificó de su amigo y lo respaldó en todo momento enterado de sus orígenes proveniente del área rural. También de exmandatarios como el cubano Fidel Castro o el venezolano Hugo Chávez, a quienes respaldaba y por quienes fue criticado por sus detractores.

Se acogió en Cuba para sanarse de sus males de drogadicción y alcoholismo y siempre defendió una línea de izquierda y de los más desposeídos. /La Razón

Tendencias