Conecta con nosotros

Sociedad

Niño recorre 224 kilómetros en bicicleta para buscar a su madre en Cochabamba 

Niño recorre 224 kilómetros en bicicleta para buscar a su madre en Cochabamba

A lo lejos se observa una vivienda humilde de un solo ambiente, hecho de adobe, es la casa a la que quiere volver Elvis (11), el niño que decidió subirse a una bicicleta y pedalear desde Ivirgarzama (Puerto Villarroel) hasta la ciudad para reencontrarse con su madre y alejarse de padre, madrastra y hermanastros.

A ella, Dora Álvarez (46), la encontramos dentro su casa en Tiraque sirviendo el almuerzo a sus tres hijos: Abrahán (9), Jhonn (6) y Aidé (15). También estaba su nieta de otra de sus hijas, porque en total -más Elvis- tiene 8 descendientes, pero solo cuatro viven con ella.

Al enterarse de la hazaña que hizo su hijo para llegar a ella, Dora se siente triste.

“Tengo pena de mi hijo, yo no sabía nada de él, yo pensaba que estaba bien”, dijo en quechua y sin poder contener las lágrimas,

Resulta que Osvaldo Olivera Labra (38), padre de Elvis, llegó un día de visita a Tiraque, en junio de 2017, encontró a su hijo en la plaza y se lo llevó sin ni siquiera avisar a la madre.

Abrahán, es el que se pone más contento con la idea de que su hermano mayor vuelva a casa. “Yo quiero que vuelva”, dice emocionado y cuenta que a su hermano le gustaba jugar carritos y pelotas.

En cambio su hermana mayor, Aide prefiere que se quede en el hogar donde está desde el pasado lunes, cuenta que siempre fue muy rebelde y tuvo un carácter difícil de controlar. “No iba a la escuela se quedaba en el parque, no hacia tareas”, dice.

En cambio, Dora, la madre, quiere hacerse cargo de su hijo, pero su situación económica es precaria, recién el año pasado se compró un lote, a 15 minutos de caminata del pueblo de Tiraque y solo tiene un cuarto que se usa como dormitorio y comedor.

Dora debe mantener a sus tres hijos menores de edad y a su hija de 19 años que tiene discapacidad mental, ella tiene una hija de 2 años.

La madre y abuela trabaja como jornalera cosechando papá o haba. La familia cocina a leña en una cocina de barro que está en el patio.

Ella no pide dinero para mantener a Elvis y sus tres hermanos, pero lo sí pide es ayudar para comprar material escolar y ropa para los pequeños.

Desde junio de 2017 ella no supo más de su hijo, hasta el martes, cuando funcionarios de la Alcaldía le buscaron para indicarle que su hijo la estaba buscando y había recorrido 224 kilómetros en bicicleta desde Ivirgarzama hasta Cochabamba, para vivir con ella.

Una travesía

Elvis llegó a la ciudad el domingo 17 de junio, después de pedalear un día y dos noches. Cuando llegó al mercado Calatayud pidió comida a una vendedora y le contó su travesía, ella solicitó apoyo a la Policía que lo remitió a la Defensoría de la Niñez y desde la fecha está en un hogar, hasta que se defina su situación.

Sin embargo, el 20 de junio, Elvis volvió a escapar del hogar, para ir en busca de su madre.

Aprovecho la salida al cine de todos los niños para descuidar a los encargados, esta vez sin la bicicleta, llegó a pie a la República y 6 Agosto para encontrar algún vehículo que lo lleve al Tiraque, pero la gente que lo vio intentando viajar solo lo reportó a la Policía .

Ese mismo día su madre llegó a la ciudad para verlo, pero eso no pudo ser posible, la Defensoría de la Niñez explicó que el niño esta judicializado y un juez debe autorizar el permiso para verlo. Ambos estaban muy cerca, pero el reencuentro no fue posible.

“Quiero llegar hasta donde mi mamá, no quiero estar con mi papá, porque mucho me pega con mis hermanos. Una vez me ha pegado de lo que la tele se ha arruinado, además eso yo no he fregado, sus hijos han fregado, de eso, al chancho me ha puesto, con palo grueso me han pegado”, dijo Elvis, el jueves a la prensa, antes de ser devuelto a la Defensoría.

“Que venga a recogerme (mi mamá), o sino yo voy a ir a mi casa a pie”, indicó con tristeza el niño de tan solo 11 años.

La Defensoría de Tiraque ante el deseo de la madre de ver a su hijo realizará una solicitud al juez ambos puedan verse antes del mes. Además, anunció que si la madre decide estar con el niño recibirá apoyo del municipio.

#HUYÓ_DEL_MALTRATO

Viajes de 224 Km.

Elvis escapó dos veces de la casa de su padre en Ivirgarzama, cuando fue encontrado por la Defensoría de Entre Ríos lo devolvió a su padre, a pesar de que el niño había denunciado la violencia. La última vez hurto juguetes, en esa ocasión el padre y la Defesaría lo amedrentaron indicando que en el trópico los ladrones eran linchados y quemados vivos, es misma noche el huyó, con lo que tenía puesto, no se llevó nada.

Pedaleó dos noches y un día cuando se cansaba se apartaba del camino y dormía abrazado de la bicicleta, cuando tenía hambre pedía comida a los viajeros.

Están pendientes los informes psicosociales

Tras la llegada de Elvis a la ciudad fue remitido a un hogar y se ha iniciado el proceso para definir quién se hará cargo del menor de edad, las defensorías de la niñez de los municipios de Cercado, Entre Ríos y Cercado tienen plazo hasta el viernes de esta semana para remitir informes psicosociales.

Se trata de valoraciones psicológicas de Elvis y sus progenitores, además de informes de la trabajadora social.

La guarda de Elvis podría definirse dentro de un mes, mientras tanto debe seguir en el hogar.

El responsable de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Cercado, Jhonny Bustamante, indicó que se velará por el bien del niño, reiteró que tiene problemas de conducta. La Defensoría de Entre Ríos informó que el niño fue acusado de robar juguetes, en tanto el padre dice que el menor tiene muchos problemas.

En Ivirgarzama, Elvis vivía con su padre, madrastra, cuatro hermanastros y dos hijos de su madrastra, no estudiaba y solo ayudaba a su madrastra a vender comida.

Elvis contó que la familia de su padre buscaba cualquier excusa para golpearlo.

La Defensoría de Entre Ríos no realizó una valoración psicosocial para confirmar el maltrato que denuncio el niño.

Estigmatización de los “niños problemáticos”

Rodrigo Gazahui

#PUNTO_DE_VISTA

Especialista en Derechos Humanos

La sociedad suele encontrar formas fáciles o inmediatistas de dar explicación a ciertos fenómenos cuando no los comprende a cabalidad, uno de estos fenómenos el de “los niños problemáticos”, que suelen ser los niños o niñas que eventualmente tienen problemas de disciplina, comunicación, tendencia a ser violentos, escapar del hogar y en algunos casos cometer ciertos delitos y no tener respeto por las normas o la autoridad.

Este fenómeno inmediatista y prejuicioso no es otra cosa que tener un estigma y un preconcepto que define de forma equivocada aquellos problemas que se encuentran escondidos y que son ciertamente los temas de fondo.

Está claro que un “niño problema” es una persona que trae consigo todo una historia de vida marcada muchas veces por el maltrato, la violencia, el abandono, la falta de amor y, sobre todo, la ausencia de un entorno familiar que debió en su momento asumir cabalmente su rol de padre o madre.

El caso de Elvis nos debe hacer reflexionar sobre el importante rol que cumple la familia en el desarrollo de los niños y cómo la sociedad no debe ser indiferente ante este tipo de casos, pero también nos debe hacer pensar que la salida coherente y técnica a estos problemas es una adecuada intervención psicosocial y no la consolidación de un estigma contra la niñez.

Tendencias