Conecta con nosotros

Política

Patricia Arce la alcaldesa mecánica que quiere ayudar a conducir Bolivia

Publicada

el

Patricia Arce alcaldesa de Vinto Cochabamba

 

Cochabamba 25 de octubre de 2020

Las imágenes de la mujer alta y robusta, pero con el rostro y ropa pintados de rojo, el cabello cortado a la fuerza y caminando descalza, de Vinto a Quillacollo, en medio de la convulsión postelectoral de 2019, la pusieron en la palestra internacional.

A poco menos de un año, la ahora alcaldesa saliente de Vinto y senadora electa por Cochabamba, María Patricia Arce Guzmán, de 50 años, toma un nuevo camino en su vida política, aunque esto no la exime de procesos penales, y carga con ellos al menos 17, además de un par de deudas de obras en su municipio.

“No quiero dejar nada pendiente”, le dice a uno de sus secretarios mientras firma documentos en el despacho municipal de Vinto, una oficina casi vacía, porque Arce ya está en traslado, para irse a vivir a La Paz, cuando, en pocos días, asuma como senadora.

“Ya me he llevado los reconocimientos y premios, que son hartos. Son como mi patrimonio”, comenta señalando un estante.

Asegura que quiere una transición transparente, dejando todo en orden para la próxima autoridad municipal.

Expresa que está lista para trabajar duro desde la Asamblea Legislativa Plurinacional. Como alcaldesa, sus jornadas iniciaban a las cinco de la mañana, con desayunos de fruta en camino al trabajo; y, a veces, almuerzos de mote con quesillo, “porque el tiempo no alcanza”; e incluso trasnoches, según relata la autoridad.

Tiene cinco hijos, “tres biológicos y dos de cariño”, quienes viven con ella y con quienes comparte algún tiempo “de calidad” en las noches. “Casi nunca desayunamos juntos, porque no nos da la oportunidad de trabajo, es mucho compromiso”.

Durante el día realiza inspecciones de obras y, en su oficina, atiende a dirigentes y “a todos” quienes le buscan; ella dice que no se va sin atender a la gente.

Mientras describe su jornada, suenan sus dos celulares, uno y otro o a la vez.

SU AUTORIDAD
Algunos funcionarios de la Alcaldía vinteña la describen como una persona “de carácter fuerte”, que “no se deja”. Le dicen “jefa”, “jefita”.

Arce es la menor de 10 hermanos; fue el mayor quien se hizo cargo de su familia, cuando ella quedó huérfana de padre a los dos años.

Es abogada, pero también tiene formación como ingeniera en Mecánica Automotriz.

Recuerda que una sola vez los funcionarios le dijeron que “no funcionaba” un vehículo. “No sabían que soy mecánica, y les demostré que el carro estaba bien. Desde entonces, nunca más me han dicho eso”.

Junto a sus hermanos es propietaria de un aserradero en Cobija. Perfeccionó ahí su práctica; conduce cualquier vehículo, incluidos los pesados y lo hizo alguna vez para empezar trabajos municipales en Motecato, como una mezcladora de la planta asfaltadora, que ahora lleva visible su nombre: “Gestión Dra. María Patricia Arce”.

Se muestra confiada tras el volante. Dice que así debe trabajar, desde el Gobierno, para el bien del país.

“Todo en mi vida ha sido sacrificio (…). Tengo conocimiento en muchas cosas; desde allá vamos a seguir trabajando mucho (…). Hay que ayudar a conducir al país, nosotros estamos plenamente seguros que nuestro binomio (Luis Arce – David Choquehuanca) es el mejor”.

Patricia Arce, luego de que le cortaron el cabello, dirigiéndose a los medios de comunicación en medio de los conflictos del pasado año.

LA CANDIDATURA
Luego de graduarse como abogada, Arce trabajó como asistente fiscal en el Trópico, luego fue coordinadora de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural, Umopar, y viajaba dando seminarios. Después, abrió su oficina y asesoraba a comunidades. Le invitaron a guiar a las Bartolinas de Quillacollo, luego a la Federación de Campesinos. Mucho después conoció a Evo Morales y al buscar candidatos para Vinto, él la eligió.

En el MAS-IPSP existen estructuras y lineamientos incluso para determinar las candidaturas. Las senadurías son las más importantes en cada departamento.

Sin embargo, Arce sostiene que no representa a un solo sector, sino “a todos”.

En 2019, no fue candidata para las elecciones que luego se anularon. Ella evita expresar si el conflicto, las agresiones y su manera de sobrellevar la situación, cuando fue agredida y acusada de movilizar gente en noviembre de 2019, influyeron para su candidatura. Manifiesta que su nombre se manejaba desde antes. “A mí, quienes me llevan a la candidatura son las organizaciones sociales”, dice y menciona el apoyo de campesinos, bartolinas, regantes y transportistas, entre otros.

“Yo no quería ir, pero me lo pidieron. Teníamos que buscar los mejores hombres y las mejores mujeres para este nuevo reto que estábamos viviendo luego del golpe de Estado”.

NUEVA VIDA
“Ya estamos buscando algo allá”, dice al referirse a su traslado a La Paz, la Sede de Gobierno, donde vivirá junto a sus hijos.

Explica que la decisión de su candidatura fue consensuada con su familia, lo mismo que el trasladarse todos a otra ciudad, menos una de sus hijas que ya trabaja en Cochabamba como arquitecta.

Ya decidió que para uno de sus hijos hará el traspaso de universidad, otro hará su especialidad en La Paz, y otra hará su internado allá.

“En esta etapa es prohibido equivocarnos”, expresa firme al referirse a su vida política y familiar.

LA CARGA QUE NO PUEDE DEJAR Arce tiene una carga que debe llevar donde vaya: 17 procesos penales.

Está denunciada por sedición, instigación, por supuestamente haber gestado un autoatentado y otros temas.

“Soy abogada, y sé que ninguno de los procesos va a ir progresando, porque simplemente han querido buscar que Patricia Arce, tal vez, se aleje de la política, para intimidarla. Lo que no han podido ese día (6 de noviembre) en base de golpes, tal vez lo quisieron hacer con procesos”.

No son los únicos pendientes. Incumplió, en sus cinco años como Alcaldesa, con dos proyectos importantes en su municipio y lo reconoce.

“Me voy con esa responsabilidad. Voy a seguir gestionando para que se pueda cumplir con lo que es la planta de tratamiento de aguas residuales y la de residuos sólidos (…). Son dos aspectos que no hemos podido cumplir, no por Patricia, sino que ha habido muchos obstáculos”.

 

Todavía tiene varias reuniones cada día. También programó un viaje a Cobija para “hará funcionar la maquinaria” que estuvo parada por meses en su aserradero, debido a la pandemia. Y se alista para tomar camino rumbo a la Asamblea nacional.

Fuente: Opinión

Publicidad

Facebook

Tendencias