Conecta con nosotros

Sociedad

Rebrote de Covid-19 provoca adelanto de todo tipo de fiestas

Rebrote Covid-19

(Infodiez-11/12/20)

Estas primeras semanas de diciembre son las más altas, hay fiestas incluso en días particulares. Algunos centros de convenciones de Cochabamba ya tienen reserva hasta abril de 2021.

En plena pandemia, los eventos sociales ocurren en Cochabamba incluso en días particulares. Desde que las autoridades sanitarias pronosticaron un posible rebrote de coronavirus, las personas no quieren quedarse “con los crespos hechos” y tomaron la decisión de anticipar sus fiestas –sobre todo- para las primeras semanas de este mes.

La representante de la Cámara de Eventos y Servicios Cochabamba (Caeseco), Vanessa Flores, confirmó que los salones están copados, especialmente, este y el siguiente fin de semana de diciembre.

Añadió que, durante esas fechas previas a Navidad, “todas las empresas (de eventos) de Cochabamba están con una o varias fiestas” y ejemplificó que, en su caso, tiene una docena de acontecimientos programados en una sola semana. “Se ha destapado la olla de eventos”.

DETALLES

En años sin pandemia, según Flores, el panorama era similar en Cochabamba. Es decir, la población prefería fijar sus actos festivos en diciembre. Sin embargo, la mayoría de estos eran de tipo corporativo, como reuniones de empresas.

Ahora, casi ninguna entidad empresarial de la ciudad prevé un evento para sus empleados, lo que sí abundan son los acontecimientos civiles, como matrimonios, fiestas de graduación y bautizos, entre otros.

Si bien todas son congregaciones pequeñas, con 30 a 50 invitados como máximo, para evitar la propagación del virus, hay muchas más que en 2019.

SEGUNDA OLA

Una de las razones para que se dé este panorama, según la experta, es que las personas “piensan que en enero habrá muchos más contagios”, lo que implica un posible retorno al confinamiento y la anulación de las reuniones sociales.

La necesidad de celebrar antes de que se venga la segunda ola de COVID es tan urgente que hay salones que tienen su agenda reservada hasta abril de 2021.

Otros, están habilitando sus instalaciones, incluso, entre semana. “Hay bodas hasta martes y jueves, nunca había pasado eso. Todos están desesperados de casarse”.

Flores dijo hay gente que está llegando desde el Trópico de Cochabamba para reservar su fecha.

A pesar de que el clima es favorable para este rubro que estuvo paralizado durante al menos ocho meses, contando desde el brote del virus, las ganancias que se generen este fin de año no compensarán las pérdidas.

Flores dijo que la pandemia ocurrió en año par, uno de los más demandados en cuestión de bodas, por ejemplo.

MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD

Hay más de 300 empresas vinculadas al rubro en Cochabamba, pero solo algo de 100 están afiliadas a la Cámara de Eventos y Servicios Cochabamba (Caeseco).

Una ventaja de contratar a una empresa vinculada a Caeseco es que da garantía salubre y legal a la fiesta.

Los miembros ayudan a tramitar el permiso municipal para la realización de la fiesta y, de esta manera, evitar una posible clausura por parte de la Intendencia.

Por otro lado, el personal cumple con todos los protocolos de bioseguridad, tanto así que, incluso, cada uno porta una prueba que indica que es negativo a COVID-19.

Sanciones por fiestas sin bioseguridad ascienden hasta 20 mil bolivianos

Las sanciones por la realización de fiestas que incumplen los protocolos sanitarios en Cochabamba ascienden a 20 mil bolivianos.

Los miembros de la Cámara de Eventos y Servicios Cochabamba (Caeseco) y otras personas vinculadas al rubro tuvieron hace poco una capacitación en medidas de bioseguridad para eventos, en el marco de esa actividad, las autoridades municipales remarcaron las penalidades a las que están sujetos si vulneran las normas sanitarias.

La titular de Caeseco, Vanessa Flores, dijo que, si la Intendencia llega a un acontecimiento social y encuentra “falencias” en los protocolos, las multas son elevadas, hasta 20 mil bolivianos.

Este monto deberá ser cancelado por las dos partes involucradas en la fiesta, los clientes y los organizadores o propietarios de los salones.

En criterio de Flores, ese monto es “irreal” porque el sector aún no se está reponiendo de las pérdidas económicas que tuvo esta gestión y ya enfrenta multas que no fueron consensuadas.

“Andamos a la deriva, pero pasibles a multas. No vamos a poder cubrir, en un evento ni por si acaso se gana 20 mil bolivianos”, aseguró. /Opinión

Tendencias