Conecta con nosotros

Sociedad

Salud implementa pruebas gratuitas de función renal en toda Bolivia

Salud Renal

La Paz, 17 de Marzo de 2021

El Ministerio de Salud y Deportes, a través del Programa Nacional de Salud Renal realizó el “Lanzamiento del mes de Lucha Contra las Enfermedades del Riñón”, acción con la cual, durante este mes, las pruebas de función renal son gratuitas en todos los establecimientos de salud.

Se llevarán adelante pruebas para la detección precoz de enfermedades renales, dotando de insumos y reactivos adicionales para toma de muestra a toda persona que acuda a consulta y se identifique uno de los siguientes factores de riesgo: obesidad, tabaquismo, sedentarismo, antecedentes familiares de enfermedad renal, personas mayores de 60 años, entre otros, como también enfermedades iniciadoras: diabetes, hipertensión, dislipidemias y Lupus Eritematoso Sistémico.

En la ocasión, el Ministro de Salud y Deportes, Jeyzon Auza informó que la cartera de estado que encabeza ha destinado 25.000 pruebas de tamizaje (creatinina, proteinuria) para diagnostico precoz de la enfermedad renal en todo el país. “La enfermedad renal tiene un efecto importante en la salud, como causa directa de morbilidad y mortalidad, sin embargo, se puede prevenir y tratar en gran medida”, enfatizó.

Asimismo, señaló que actualmente en Bolivia existen alrededor de 5.200 pacientes con enfermedad renal de grado 5, que reciben atención en establecimientos de salud del subsistema público, seguridad social de corto plazo y el subsector privado, lo cual supone un gasto superior a 300 millones de bolivianos por año, solamente para los pacientes beneficiarios del Sistema Único de Salud SUS. “Pero el gasto no es tan importante comparado con el sufrimiento de las personas que dependen de una máquina para vivir, he ahí  la importancia de las medidas preventivas”, manifestó.

Según estimaciones mundiales alrededor del 10% de la población padece de manera silenciosa algún grado de enfermedad renal, por lo cual con las 25.000 pruebas de tamizaje se estima identificar al menos 2.500 personas con algún grado de daño renal, de las cuales con intervenciones oportunas para detener la progresión de la enfermedad al menos en un año, se podría impedir un gasto de 278.070.000 bolivianos evitando el ingreso de estos pacientes a terapias  altamente costosas como la hemodiálisis y el trasplante renal garantizando una mejor calidad de vida para los mismos y por consiguiente la disminución de la mortalidad a largo plazo.

Tendencias