Conecta con nosotros

Sociedad

Túneles con luz UV para eliminar el coronavirus en vehiculos de gran tamaño

Publicada

el

(Infodiez-28/04/20)

Esta tecnología ya es utilizada en varios países hace décadas, pero es la primera vez que llega a Bolivia. Los equipos sirven para desinfectar vehículos de gran tamaño como los Pumakataris y habitaciones de más de 80 metros cuadrados de superfice. Cada proceso dura menos de 15 minutos.

La pandemia del coronavirus, que azota al mundo desde diciembre del año pasado, generó un cambio drástico en la forma de entender la realidad. La salud pasó a un primer lugar y las personas comprendieron la importancia de las relaciones humanas.

Frente a la necesidad de paliar el incremento desmedido de contagios —más de dos millones en todo el planeta— diversos científicos y profesionales crearon maneras rápidas y prácticas de matar los virus, entre ellos el COVID-19.

En Cochabamba, la innovación no se dejó esperar. Los sistemas de desinfección y las camas de respiración artificial fueron los equipos más requeridos. Cloro, vinagre, amoníaco y alcohol son los productos más utilizados en las calles. Pero, hasta el momento, pocas personas conocían que también se podían eliminar virus y bacterias con luz ultravioleta (UV).

Esta tecnología supone mayor eficacia en menor tiempo. Además, puede ser empleada en varias superficies —entre ellas el agua— y lograr resultados positivos.

El equipo clasifica como germicida. Es decir, puede dejar inactivos microorganismos como bacterias, virus y protozoos, que, paulatinamente, van muriendo. La luz UV respeta el medioambiente ya que no tiene sustancias químicas.

La empresa Mace Gastelú Tecnología Eléctrica y Protección creó un túnel para desinfectar vehículos de todo tipo, incluso los de gran tamaño, como los Pumakatari, utilizados para el transporte público en La Paz. Además, cuentan con un segundo proyecto que consiste en luminarias que cumplen la misma labor en habitaciones.

Esta iniciativa cochabambina pretende llegar masivamente a todo el país para evitar más contagios de forma eficiente y rápida.

TÚNEL DE DESINFECCIÓN PARA AUTOS  

La idea nació de Pedro Gastelú, gerente general de Mace Gastelú Tecnología Eléctrica y Protección, quien, ante la necesidad de generar equipos de desinfección masiva y de alto impacto, elaboró un túnel con luz UV para eliminar agentes de contaminación de los motorizados, sobre todo de aquellos que movilizan pasajeros de un punto a otro.

Gastelú comenta que esta tecnología funciona en Estados Unidos hace décadas y genera procesos más rápidos y efectivos. Otros países, como China, también aplicaron estas luminarias para combatir el avance del coronavirus

“La luz ultravioleta se utiliza en Estados Unidos desde 1963. Es una técnica con muchos años. Lo que hago es hacer un trabajo de ingeniería para implementarla y que sea beneficiosa durante el tiempo de esta pandemia, y de aquí en adelante”, comenta Gastelú.

El gerente explica que el uso es exclusivo para superficies, ya que son los mismos rayos que emite el sol, y que, gracias a la capa de ozono, se filtran hasta llegar al ser humano en menor intensidad.

El sistema que propone Gastelú consiste en que los vehículos hagan el recorrido de su ruta habitual; luego, al llegar a la parada,     sean limpiados (sacar basuras y otros objetos desechables), y después pasen al túnel de desinfección. Cada motorizado estará listo en un tiempo de cinco a diez minutos, al 99.9% de efectividad.

De esa forma, se podrá mantener el circuito de limpieza permanentemente. Cada túnel tendrá una capacidad de desinfección de 100 autos por día.

Para tener un parámetro de la rapidez del equipo, desinfectar un bus similar al Pumakatari (9 metros de largo por 3.5 de ancho) requiere al menos cuatro personas que hagan el trabajo manual y lleva un tiempo aproximado de 40 minutos. Con el túnel, la labor se reduce cuatro veces.

La luz UV es invisible al ojo humano. Ocupa un rango electromagnético entre los rayos X y la luz visible. La opción que ofrece Gastelú servirá para destruir contaminantes químicos como pesticidas, disolventes industriales y fármacos, a través de un proceso denominado oxidación UV.

El gerente explica que los túneles se pueden fabricar a requerimiento. Es decir, de acuerdo a la necesidad del cliente. Por ejemplo, también puede servir para sanitizar la ropa u otros objetos que se utilicen para salir a la calle.

Desde que comenzó la cuarentena, se instalaron cámaras de desinfección para personas y vehículos por varios puntos del departamento. En otros casos, se hace una fumigación manual que demanda el uso de químicos.

Las personas buscan maneras de protegerse con el uso de barbijos, guantes y lentes. Sin embargo, el peligro de contagiarse es alto, sobre todo si las superficies no cuentan con la sanitización adecuada.

DESINFECCIÓN DE HABITACIONES EN CINCO MINUTOS

Otro de los equipos que presenta Gastelú son las luminarias de luz UV, que sirven para desinfectar habitaciones y otros espacios.

La empresa tiene cuatro modelos. El más pequeño puede abarcar una superficie de 80 metros cuadrados con una intensidad de 360 grados.

El equipo consiste en una unidad portátil que funciona con luminarias de luz UV y se instala en el lugar que requiera ser sanitizado. Se debe programar para que haga su trabajo en un horario en el que no se encuentre ninguna persona.

En 15 minutos, se desinfecta, al 99.9%, una habitación de 92 metros cuadrados. Las luminarias pueden ser instaladas en hospitales, bancos, laboratorios, hoteles, colegios, restaurantes, etc. Solo se necesita controlar que no tenga contacto con personas para evitar daños en la piel.

Las lámparas UV funcionan igual que las LED, después de que cumplan su tiempo de vida útil, se pueden cambiar. El equipo solo se compra una vez. “Cada bombillo funciona desde 9 mil a 15 mil horas. Eso supone de tres a cuatro años en total. Tienen la característica de eliminar al COVID-19 al 99.9%. Están garantizadas”, explica.

La tecnología es única en Bolivia, a diferencia de otras naciones. Gastelú trabaja con dos ascesores en Estados Unidos y uno en Inglaterra, con quienes desarrolló todo el proyecto para aplicarlo en el país.

“La eficiencia de estos equipos hace que se pueda cubrir mayor área en el menor tiempo posible.  Además, trabaja en seco, no moja nada y no genera ningún efecto físico contrario. Y, lo más importante, es que elimina el 99.9% de virus y bacterias. La luz llega a lugares que son difíciles para los atomizadores”, asevera.

La empresa ya compartió el proyecto con instituciones públicas, como ministerios, gobernaciones y alcaldías, para ejecutar lo antes posible. La Alcaldía de La Paz fue una de las primeras en ponerse en contacto con Gastelú, sobre todo para desinfectar los Pumakataris que sirven para el transporte público y movilizan a miles de personas por día.

La versatilidad de la luz UV multiplica sus beneficios. Incluso, se puede eliminar las baterias de los aviones en un tiempo mínimo.

Hasta la próxima semana se estima que lleguen los equipos necesarios para ese tipo de transporte.

La revolución tecnológica ya está en Bolivia. El coronavirus cambió la forma de entender la realidad yahora se buscan técnicas más efectivas. Sin duda, la desinfección de espacios comunes y privados será una de las medidas más realizadas, incluso después del paso del COVID-19.  /Opinión

Publicidad

Tendencias