Conecta con nosotros

Política

Vicepresidente: La gente que trabajaba en USAID se opone a las represas

Publicada

el

El vicepresidente Álvaro García Linera aseguró este domingo que personas que trabajaban en la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y “recibieron dinero de los norteamericanos” se oponen ahora a la construcción de represas en Bolivia, como el caso del proyecto hidroeléctrico de El Bala.

García Linera, en un acto de entrega de viviendas en el municipio de San Andrés de Machaca de La Paz, dijo que alguna gente, principalmente jóvenes, no quiere represas por falta de información, pero otras personas sólo se oponen por temas netamente políticos.

“Yo respeto a esos jóvenes que por falta de conocimiento critican, pero hay otros que no son jóvenes, han trabajado para USAID, han recibido dinero de los norteamericanos, son viejos políticos, (y) se oponen a las represas”, aseveró la autoridad.

Agregó que esa gente que era parte de USAID o trabajaba para la embajada norteamericana defiende a países extranjeros y desarrollados que terminaron por destruir sus árboles y bosques.

“Pero nosotros no somos los culpables de (la destrucción del) medio ambiente, tenemos suficiente árbol, suficiente bosque. Entonces a donde debería ir a molestar esa gente de USAID, de ONGs (Organizaciones No Gubernamentales), es a Europa o Estados Unidos, no a Bolivia, (aquí) déjennos tener nuestro propio desarrollo”, manifestó.

Afirmó que “esos perros del hortelano” que atacan al presidente Evo Morales, al Vicepresidente y todo el Gobierno sólo defienden a empresas extranjeras y a países desarrollados que quieren “robar” el oxígeno de Bolivia producido por sus árboles para que la gente de esos países siga viviendo con todas las comodidades.

“En nuestro país, por cada boliviano tenemos 5.400 árboles. Por tanto, no es por nuestra culpa que está cambiando el medio ambiente, es por culpa de los países desarrollados del norte. Pero nos dicen a nosotros que estamos destruyendo el medio ambiente”, lamentó.

Acotó que en Bolivia sólo se intenta hacer algunas modificaciones para dar servicios básicos a la gente a partir de la retención de agua para tiempos de sequía y una alternativa para eso es precisamente la construcción de represas.

El gobierno anunció este año que impulsará la construcción de las hidroeléctricas El Bala y Chepete con una millonaria inversión, sin embargo, esa información generó una serie de expresiones de oposición, principalmente entre los ambientalistas y algunas comunidades de pueblos indígenas ubicadas entre los departamentos de La Paz y Beni, en inmediaciones del río Beni.

Tendencias