Conecta con nosotros

Mundo

El teléfono celular… la nueva niñera moderna

Publicada

el

La tecnología está hoy presente en todo momento y los niños no están al margen de esta realidad, pues se hizo costumbre que los menores se encuentren distraídos con diferentes tipos de dispositivo, pues los padres de familia son los primeros en entretenerlos de esta manera.
Antes se limitaba el internet a los adolescentes, quienes buscaban pornografía virtual para observar, pero ahora los padres de familia con el fin de entretener y para que no lloren sus pequeños, prefieren dejar los teléfonos celulares a su alcance, de forma que miren dibujos animados o canciones.

Llama la atención que los padres no ponen un límite de tiempo para que estén con el dispositivo en mano, es decir, pueden permitirles horas para que no los “perjudiquen” en las actividades que realizan.
Al consultar a un grupo de madres porqué se da el teléfono celular a los niños menores de cinco años, la respuesta fue de manera unánime por todas sus integrantes.
Las madres respondieron que lo hacen para que no lloren ni molesten, de esa manera puede realizar sus actividades de manera normal.
“Para que no lloren y nos dejen conversar”, fue la respuesta de una madre de familia que se encontraba reunida con sus excompañeras del colegio Lindaura Anzoátegui de Campero, mientras las demás apoyaron esta postura.

Problemas en la visión

El secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía tarijeña, Rodrigo Fuenzalida Cardona, explicó que el uso del teléfono celular para los niños en etapa escolar debe ser limitado y en el caso específicamente de los menores de dos años, simplemente restringido, porque no representa una necesidad.
“Se realizaron diferentes estudios que determinaron que el uso de más de 30 minutos afecta a la larga el tema de la visión en los niños, realmente se trata de una práctica que no es adecuada y que muchas veces por comodidad se ven las familias entregar el dispositivo a los menores», dijo el funcionario municipal.
Fuenzalida recomendó a los padres evitar que los menores tengan acceso a este dispositivo, porque existen otras actividades que pueden realizar, especialmente deporte.
«Más allá de solo 30 minutos, a la larga afectará en la visión, además de que el menor no podrá interactuar adecuadamente con niños de su misma edad», puntualizó.
Punto médico
El médico Gonzalo Gossn, explica que la maculopatía es una enfermedad ocular que afecta el centro de la visión y la agudeza visual.
No hay evidencia científica que avale que la luz emitida por el teléfono celular dañe la mácula o genere cataratas.
De todos modos, y más allá de noticias que crean falsas alarmas, es imprescindible aclarar que no es recomendable usar pantallas, especialmente el celular, en la oscuridad por períodos prolongados de tiempo.

«La fijación prolongada disminuye la frecuencia de parpadeo, lo que reseca la superficie ocular y puede causar ojo seco. Fijar la vista en una distancia próxima, la que se usa habitualmente para ver el celular, por períodos prolongados de tiempo, favorece el desarrollo de miopía. En la oscuridad las pupilas se dilatan permitiendo una mayor entrada de luz en el ojo, lo que genera dificultad para la lectura… en consecuencia mayor cansancio visual».

La jefa de la Unidad de Discapacidad de la Gobernación, Mabel Murillo, explicó que debe tenerse cuidado con el uso del teléfono celular, porque existen personas que tienen ataques de epilepsia, quienes son las más afectados, creyendo que los padres deben realizar controles estrictos a los menores que tienen este problema.
«No es en la totalidad de los casos, pero se vio varios, por lo que es necesario que los padres estén alerta a todo tipo de reacción», dijo la funcionaria de salud.
Refirió que la luz del teléfono celular produce insomnio, por lo que debe ser regularizada de manera continua para que el daño que causa a la vista sea mínimo.
«Utilizar dispositivos electrónicos poco antes de ir a la cama provoca insomnio o una merma considerable de la calidad del sueño», acotó.

Insomnio

Las pantallas LED, LCD o TFT incorporadas en tabletas digitales, teléfonos móviles u ordenadores, suelen producir una estimulación en el cerebro que altera significativamente los ciclos de sueño, llegando, incluso, a provocar insomnio. Esto ocurre porque este tipo de dispositivos, emiten una luz azul que llega hasta las retinas activando las conocidas células ganglionares.
Estas células envían automáticamente una señal al cerebro para que entienda que se está en las horas del día en las que existe luz natural, por lo tanto, el cerebro no entiende que es de noche y que debe de facilitar el proceso de sueño.
Al percibir esta luz azul, se altera el ritmo circadiano con la inhibición de la hormona del sueño o melatonina, lo que reduce considerablemente la calidad del descanso.

Consejos

En el caso de que sean utilizados los ordenadores, móviles o las tabletas, para leer o jugar por la noche, es importante saber ajustar debidamente el brillo de las pantallas, lo que conseguirá mejorar la calidad de la lectura nocturna.
Además, existen una serie de aplicaciones disponibles, que podrán ajustar el brillo y la intensidad de la luz de forma favorable para la visión y el sueño

Por qué limitar su acceso

Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad como de la falta de autocontrol.
El excesivo uso de las tecnologías, puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención o las capacidades.
El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños.
Puede observarse que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico.
Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis como otros problemas de conducta infantil.
La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta, porque imitan todo y a todos. Así que hay que vigilar el uso y la navegación de los niños en móviles o tabletas digitales.
El uso excesivo de las nuevas tecnologías puede contribuir a déficit de atención, disminuir la concentración y la memoria de los niños, gracias a la gran velocidad de sus contenidos.
La Organización Mundial de la Salud (OMS), clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

Facebook

Tendencias