Conecta con nosotros

Economia

Migrantes bolivianos pueden recuperar sus aportes jubilatorios de 13 países

Publicada

el

El Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social permite a los bolivianos migrantes avalar los aportes realizados en 14 países para su jubilación. Bolivia es parte de este convenio desde 2010 y hace tres semanas fue aprobada la primera jubilación bajo estas características.

Bolivia es parte de un Convenio Iberoamericano desde 2010. En enero de 2016 salió la primera jubilación.

Ahora los bolivianos pueden avalar los aportes que hayan realizado formalmente en Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay, Venezuela y Bolivia.

Este procedimiento no supone trasladar todo el dinero aportado en otro país, sino que permite sumar los años trabajados a los de Bolivia y habilitarlo a la jubilación y, si ya se cumplieron con los años, esto posibilita aumentar el monto de jubilación a través del cálculo que se realice.

Pueden acceder a este beneficio los bolivianos cuya totalidad de sus aportes están en el extranjero, bolivianos que tienen aportes tanto en Bolivia como en el exterior, los derechohabientes de beneficiarios ya fallecidos, pero también extranjeros radicados en el país con aportes en su país de origen.

PROCEDIMIENTO Para acceder a este beneficio existen al menos tres etapas desde que la persona realiza la solicitud en la Administradora de Fondo de Pensiones (AFP) de su ciudad hasta que su jubilación sea aprobada.

ETAPA 1. La persona interesada debe apersonarse a cualquier oficina de las AFP en el país, Previsión o Futuro, donde recabará los requisitos que básicamente son:

1) Todos los certificados que dejen constancia del aporte realizado. En Bolivia este documento se llama Estado de Ahorro Provisional y es otorgado por la AFP.

2) El documento original y fotocopia del carnet de identidad.

3) El certificado de nacimiento.

4) Recabar el certificado de aportaciones emitido por el Senasir.

«Es indispensable que los certificados de aportes tengan el sello de la entidad prestataria», precisa el jefe de prestaciones de la AFP Previsión del BBVA, Stefan Suxs.

Con todos estos requisitos verificados, la AFP llenará el formulario correspondiente para seguir el trámite.

ETAPA 2. El formulario es enviado a la oficina central de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS), que termina el llenado del formulario y lo envía a la institución nexo con el otro país.

Esta instancia revisará y verificará los requisitos, el formulario enviado y, de acuerdo con sus registros, emitirá la certificación con el número de aportes realizados en dicho país y lo enviará a Bolivia.

ETAPA 3. Una vez en Bolivia y con el visto bueno de ambas instituciones, se remite la documentación a la AFP donde se inició el trámite. «Lo que certifique la otra parte, nosotros lo tomamos en cuenta y procedemos como en cualquier otro caso de jubilación», cita la gerente regional de la AFP Previsión, del BBVA, Lía Rojas.

En el caso boliviano, los requisitos indispensables son haber realizado aportes por 10 años o su equivalente de 120 aportaciones y tener más de 60 años de edad. En el caso de las mujeres, por cada hijo nacido vivo puede reducir la edad en un año.

Una vez realizado el cálculo, corren los 21 días de plazo para que la jubilación sea probada, según norma.

Este trámite ayuda a la persona a completar el número de aportes exigido para la jubilación (120 aportaciones) y si ya los cumplió podrá incrementar el monto de su jubilación.

Si una persona tiene 10 años de aportaciones, con 120 meses, su cotización mínima será de 560 bolivianos. En cambio, si logra incluir los 10 años más que aportó en otro país, su cotización podría subir hasta 950 y 1.660 bolivianos, según el monto aportado.

Papeleo para un familiar difunto

Los herederos o derechohabientes de un familiar difunto pueden recuperar sus aportes en el exterior, tras certificar el fallecimiento y presentar todos los requisitos, que son los mismos para la jubilación. Lo importante para este trámite es que las personas hayan guardado sus certificados o estados de ahorro provisional.

Los otros requisitos son: el certificado de nacimiento original del afiliado, dos fotocopias de la cédula de identidad, una fotocopia del certificado de compensación de cotizaciones, emitido por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir).

Junto a éstos se debe acompañar el formulario de cálculo (si corresponde), más una fotocopia del formulario o carnet de asegurado (denominado AVC de afiliación de baja o alta del seguro de salud del último empleador).

El certificado original de defunción y la fotocopia del certificado médico de defunción son parte de los requisitos.

El trámite comienza con el mismo procedimiento para una persona viva. Primero lo procesará la AFP, pasará a la oficina central de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS), ésta lo remitirá a la oficina de enlace en el otro país y retornará a Bolivia.

El primer trámite duró 2 años, pero podría ser solo 3 meses

Susana Castillo López es la primera boliviana en haber tramitado su jubilación, avalando sus aportes realizados en España. Su trámite comenzó en 2014 y fue aprobado hace solo tres semanas.

“Demoró porque había que cambiar todos los sistemas, todo era nuevo”, explica la gerente de la Administradora de Fondo de Pensiones (AFP) “Previsión BBVA”, Lía Rojas.

Luego de haber superado esta prueba, la gerente señala que ahora que el camino ya está allanado, los trámites podrían salir hasta en tres meses, si se tiene todo en regla.

PREVISIÓN Según la experiencia de Susana, un aspecto importante para no sufrir contratiempos es guardar todos los respaldos de los aportes realizados. “Yo guardaba todo, hasta los contratos”.

Cuando estaba en Bolivia, ella aportó durante tres años y luego viajó a España. Allí trabajó como secretaria por cinco años.

Al retornar a Bolivia completó los aportes que le faltaban, por dos años más, de manera individual. Esto le permitió alcanzar al número de aportes requerido para su jubilación.

Ahora ella recibe mensualmente su jubilación, pero también está asegurada al servicio social de su ciudad, Cochabamba, mientras continúa realizando sus actividades como artista plástica.

“Lo que recibo mensualmente por mi jubilación no es gran cosa, son como 500 bolivianos, pero pude acceder a mi seguro de salud, que es lo que me interesaba ”.

Las visitas y las llamadas telefónicas a Previsión han sido constantes desde que la semana pasada los medios dieron a conocer la exitosa experiencia de Susana, como la primera cochabambina que se jubiló con aportes de España.

Bolivianos en el exterior sin la información clara

La falta de información y la desinformación sobre el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social, que permite avalar los aportes en el exterior, aún limita a los bolivianos en el momento de iniciar el trámite para su jubilación con esta ventaja.

Algunos bolivianos en el exterior, consultados sobre esta posibilidad, señalan que les dijeron que era un trámite muy engorroso, que era muy caro y que no todos los rubros laborales eran considerados en el convenio.

“Yo sabía que puedes trabajar en servicio doméstico y cotizar para la seguridad social, pero que eso no te sirve para la jubilación”, expresa Daniela Ustáriz, residente en Bérgamo, Italia.

Al respecto, un residente de Bolivia en España que retornó hace un par de meses al país, Óliver Muñoz, señala que la Embajada y el Consulado se ocupan bastante de dar información, pero que entre los bolivianos se privilegian mucho los rumores.

“La malo es que el boliviano se caracteriza por guiarse por el ‘dice que dice’ y eso no es bueno”.

Para evitar esta desinformación, las embajadas y consulados en los diferentes países son los encargados de absolver todas estas dudas y proveer la información requerida para guiar a los solicitantes.

Sin embargo, para quienes conocen algo de este convenio hay situaciones que imposibilitan optar por este beneficio como el requisito de tener todos los documentos en regla.

“Con que te falte algo o te observen un sello o una firma ya sería muy complicado, más si no tienes a nadie allá para que te lo regularice”, lamenta Daniel Iturralde, quien volvió de Virginia, Estados Unidos hace dos años.

Al respecto, según la resolución que aprueba los formularios para la aplicación del convenio, los años trabajados o número de aportes que logre certificar el interesado será el calculado, sin que necesariamente estén todos los aportes de manera correlativa.

Sin embargo, la difusión de esta información será vital para quienes inician su viaje con fines laborales o para quienes aún se encuentran en el extranjero y puedan poner todos sus papeles en orden. Opinión

Periodista egresado de la Universidad Abierta Interamericana- Argentina Especialista en Salud Digital, telemedicina, Empresas, Nuevos Negocios, SEO

Tendencias