Conecta con nosotros

Economia

Bolivia es uno de los países que más bajó la pobreza en los pueblos indígenas

Publicada

el

El porcentaje de hogares indígenas que viven en la pobreza disminuyó en Perú y Bolivia, mientras que la proporción de los que viven en pobreza extrema se redujo también en estos países, además de Brasil, Chile y Ecuador, sostiene un reciente informe del Banco Mundial (BM).
El estudio, denominado ‘Latinoamérica indígena en el siglo XXI’, del organismo internacional, señala que en la reciente década se han registrado mejoras socioeconómicas y que la región registró avances en términos de reducción de la pobreza que beneficiaron a los pueblos indígenas.
El informe destaca que la brecha salarial disminuyó en las zonas urbanas de Bolivia y Perú, aunque subsisten grandes diferencias en las zonas rurales y dentro de los hogares indígenas, si se toman en cuenta cuestiones de género, por ejemplo. La educación primaria ha alcanzado la mayor parte de los territorios indígenas, lo que probablemente constituye uno de los logros más importantes y claros de las últimas décadas; de hecho, en algunos países —Ecuador, México, Nicaragua—, se ha cerrado la brecha entre niñas y niños indígenas y no indígenas.

De igual modo, continúa el informe, el acceso a electricidad, agua corriente y servicios de saneamiento ha mejorado, en diverso grado, en toda la región. Por lo tanto, es evidente que el contexto económico favorable, combinado con las políticas correctas, ha generado beneficios económicos y cambios positivos.
No obstante, el BM sostiene que estas mejoras no se han distribuido de manera uniforme en la región ni tampoco dentro de los países. En general, los pueblos indígenas se han beneficiado menos que los no indígenas en la mayoría de los aspectos, lo que ha contribuido a la persistencia —y en algunos casos, al aumento— de brechas importantes.
El número de indígenas que vive en la pobreza ha disminuido, pero la brecha que los separa de otros latinoamericanos se ha estancado o ampliado. En efecto, la pobreza afecta al 43% de los hogares indígenas de la región —más del doble de la proporción de no indígenas— y el 24% de todos los hogares de este grupo social vive en condiciones de pobreza extrema, es decir 2,7 veces más frecuentemente que la proporción de hogares no indígenas, señala el informe del organismo

Asimismo, el hecho de nacer de padres indígenas aumenta marcadamente la probabilidad de crecer en un hogar pobre, lo que impide el pleno desarrollo de los niños en este sector y los ancla a la pobreza. En Ecuador, por ejemplo, la probabilidad de que un hogar sea pobre aumenta un 13% si el jefe de familia pertenece a un grupo indígena, independientemente de su nivel de educación, género, lugar de residencia (urbana/rural) o el número de personas a su cargo.
Por otra parte, en Bolivia y México, la probabilidad aumenta en 11% y 9% respectivamente. De igual modo, a pesar de la ampliación general en el acceso a los servicios básicos, el acceso de los pueblos indígenas a servicios de saneamiento y electricidad es 18% y 15% menor que el de otros latinoamericanos.
“Latinoamérica ha experimentado una profunda transformación social que disminuyó la pobreza y aumentó la clase media, pero los pueblos indígenas se beneficiaron menos que el resto de los latinoamericanos (…) Si queremos lograr nuestros objetivos de reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, tenemos que luchar contra la discriminación y exclusión”, dijo Jorge Familiar, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. El cambio

Tendencias