Conecta con nosotros

Economia

Gobierno analiza privatizar algunas empresas estatales en Bolivia 

Publicada

el

Usted anunció que se acaba el despilfarro del presupuesto público. ¿Se plantearon una estrategia en este sentido?

El anterior Gobierno fue el único en 35 años que tuvo cinco veces más dinero que otros gobiernos y estuvo 14 años, pero no se siente que hubo cinco veces más salud, cinco veces más educación o cinco veces más seguridad ciudadana. Eso porque se hizo una gestión política basada en deseos personales de un caudillo. Se despilfarraron los recursos económicos. Por ejemplo, para la planta de urea y amoniaco se aumentaron 800 kilómetros para llegar a los principales mercados, por decisión política. Se construyó en Bulo Bulo cuando de acuerdo a lo que decía el proyecto, se recomendaba que se haga en Puerto Suárez por razones técnicas, económicas, de provisión y de mercado.

¿Qué pasará con las empresas estatales deficitarias?

Se hará una revisión de las empresas deficitarias. Tenemos varias empresas que por un tema estrictamente político se las ha mantenido. Ahora ya no cuadra que pese a tener personal profesional especializado generen déficit y se las siga manteniendo con recursos económicos que deben ir a salud, educación y vivienda.

Existía una gestión estrictamente política, porque después del referéndum de 2016, todas las decisiones estaban orientadas hacia una gestión política en vez de una gestión económica eficiente de beneficio colectivo.

¿Habrá cambios en el Presupuestos General del Estado (PGE) 2019 y PGE 2020?

No hay mucho secreto, porque tampoco hay mucho por dónde moverse. El PGE 2019 está totalmente aprobado y tiene una ejecución del 54%. Además, tenemos el PGE 2020, que también ya está elaborado. El Gobierno de transición no elaboró ninguno.

Insisto ¿en qué cortarán el despilfarro?

En gastos superfluos; por ejemplo, tener un edificio como la Casa del Pueblo y gastarse semejante cantidad de plata cuando no se hizo ningún hospital de tercer nivel en 14 años.

Entonces, ¿revisarán el PGE 2020?

El presupuesto debe estar en la Cámara de Diputados, tiene todo un techo fijado y están los proyectos. Entonces, el Gobierno de transición lo que hará es ser eficiente en la administración y ejecución de esos proyectos. No se va a frenar ningún proyecto que ya esté en ejecución. El área rural tendrá prioridad. Eso sí, habrá una racionalización del gasto.

Usted anunció la liberación de las exportaciones ¿cuándo se hará efectiva?

El déficit se cubre liberando las exportaciones. Ése es un punto fundamental.

Vamos a eliminar el decreto supremo que elaboró el Gobierno anterior y que hizo tanto daño como el reventón del gasoducto y la carretera cortada, porque entre 2008 y 2018 se perdieron más de $us 4.000 millones por trabas burocráticas. Solo un ejemplo, el 20% de la producción de soya cubre el mercado interno y el 80% necesitaba cupo para exportarse; y por eso se perdieron, casi $us 380 millones por año.

Entonces, si llegamos a generar $us 1.000 millones con la exportación de excedentes será positivo para la economía.

¿Seguirán pagando los bonos como Juancito Pinto, Renta Dignidad, entre otros?

Sí, no hay ningún problema y están asegurados los pagos de todos los bonos.

¿Y el tipo de cambio?

No hay devaluación, el tipo de cambio continúa. Las variables macroeconómicas se mantienen.

¿Y cuáles son los planes para atender el sector salud?

Vamos a revisar todos los montos económicos del sector salud para que podamos establecer un flujo de caja para este periodo de transición, pero no se van a generar nuevos proyectos porque no habrá tiempo de ejecutarlos. Insisto, trabajamos en una racionalización del gasto, pero no afectará el circulante.

Estuvieron atrasados los salarios del sector público…

Ya se aseguraron los salarios de noviembre, aguinaldo y los salarios de diciembre.

¿Qué pasará con las obras viales?

Vamos a incidir en las obras que tienen financiamiento externo con la contraparte asegurada. Por ejemplo, la construcción de carreteras porque tiene un efecto del 3,8% por cada dólar invertido.

¿Se mantienen los presidentes del Servicio de Impuestos Nacionales y la Aduana?

Yo asumí el miércoles en la noche. En primera instancia tuvimos una reunión porque no se puede improvisar en lo que se refiere al área económica. Estuvimos evaluando, y mañana (por hoy) seguro tomaremos algunas decisiones, porque hay quienes presentaron sus cartas de renuncia.

Entonces, ¿algunos serán ratificados en sus cargos?

La presidenta Jeanine Áñez ha planteado que éste es un Gobierno de transición y debemos garantizar elecciones presidenciales limpias. Entonces, depende si se agiliza el tema en la Asamblea Legislativa para posibilitar los cambios a la Ley Electoral y el nuevo Tribunal Electoral. Cuanto antes podamos vamos a poner la fecha de las elecciones. Nosotros, que somos de transición, vamos a mantener las condiciones para que no haya más problemas.

¿Y el Banco Central de Bolivia (BCB)?

Se garantiza la continuidad del directorio del BCB. No habrá intervención para garantizar la eficacia de la política monetaria y económica.

Sin embargo, ¿prevé que los conflictos sociales impacten en la economía?

Bolivia, hace 35 años que tiene crecimiento y estabilidad económica y cambiamos siete veces de Gobierno, pero había un Gobierno que tenía cooptado todos los sectores, y llegó un momento en que la gente se cansa y por eso estamos en esta situación. El tema económico está solucionado, que se tenga claro que se está llamando a la pacificación porque estas irracionalidades nos llevan a pérdidas y se atenta contra el derecho humano a los alimentos.
En Santa Cruz se produce el 70% de alimentos y por algunos cuantos bloqueadores los alimentos no se pueden trasladar; por eso, el Gobierno está buscando alternativas. Entonces, se trabaja con el sector productivo en la búsqueda de soluciones.

Pero se percibe escasez de alimentos y alza de precios…

Efectivamente, los especuladores están aprovechando el problema. Por lo que una de las propuestas que vino haciendo la presidenta es simplemente reponer la oferta de alimentos. Esto sucedió también en 2003 y una vez que se normalizó se recupera la economía. Y hay sectores que posiblemente, no precisan ningún insumo para sacar su producto final. Entonces, se deben hacer esfuerzos para solucionar los problemas, pero a la vez no se convencen de que el pueblo boliviano dijo que no.

Se tomaron previsiones en las exportaciones de gas por la explosión del gasoducto Carrasco-Cochabamba ¿van a reconstruir la estructura?

Hay mucha irracionalidad de los que pretenden destruir la infraestructura. Jamás, en 30 años, desde que tenemos gasoductos, llegamos a la irracionalidad de atentar contra los ductos. Es un monto alto que ahora debemos invertir para reparar. El problema es que con estos hechos no afectan a la presidenta, a los ministros, afectan a las amas de casa que no pueden cocinar, a la industria. Perjudican el abastecimiento de Oruro, Cohabamba y La Paz.

¿Cuánto costará la reparación del ducto?

Se trabaja con el ministro de Hidrocarburos, conjuntamente con YPFB para calcular. Se habla de que pueden ser $us 100 a 150 millones. Este dinero se podía destinar a salud. Es una gran pérdida. Fuente: El Deber

Facebook

Tendencias